Consejos para reducir el volumen de tu pelo en casa

Siempre que se habla de controlar el volumen del cabello, se habla de ir a peluquerías y tratar con profesionales para que se encarguen de ello. Lo cierto es que es la mejor manera de hacerlo, pero tampoco es la única. De hecho, ¿sabías que hay algunos trucos para reducir el volumen de tu pelo sin tener que salir de casa?

En efecto, los hay y aquí te los vamos a presentar y explicar. Una serie de técnicas bastante sencillas, pero que requieren paciencia, con las que podrás controlar el tamaño de tu melena, sea rizada o lisa, para que luzca tal y como deseas. Verás que son cosas muy simples, para las que no necesitas ni contar con grandes productos ni nada que derive en más complicaciones.

¿Cómo puedo reducir el volumen de mi cabello sin salir de casa?

Se puede reducir el volumen de cabello con perseverancia y paciencia, y lo mejor es que puedes conseguirlo sin tener que dañar ni un solo pelo. Solo necesitas gastar bastante cuidado y, sobre todo, hacer caso a lo que te vamos a explicar ahora:

El secreto del buen peinado

Hay peinados que hacen muchísimo a la hora de reducir el volumen del cabello. Si cuentas con unas buenas tijeras y un secador en casa, amén de un espejo con el que verte fácilmente, no necesitas más para ponerte tú misma a hacer los cortes necesarios. Puedes probar con alisados de larga duración, rebajar un poco las puntas o incluso cortar en el mismo sentido que el rizo.

Todo eso ayuda, pero si quieres buenos resultados necesitas echar un vistazo a tutoriales como este para saber cómo cortarse el pelo a capas. No te preocupes por el material, porque, como ya te hemos dicho, no necesitas gran cosa. Si gastas cuidado y prestas mucha atención a guías como la citada, podrás modificar tu melena con un cambio de look que además te ayude a disminuir el volumen. ¡Todo ventajas!

Los dos recogidos

El truco de los dos recogidos es uno que funciona especialmente bien con el cabello rizado. En realidad, este truco tiene dos variantes diferentes. Por una parte, puedes hacer un par de recogidos sencillos que estén muy tirantes, en la parte baja de la nuca; por otra, lo que puedes hacer es una especie de toga enrollando tu cabello siempre en dirección contraria a la raya de tu pelo.

Si haces uno u otro, tienes que mantener ese peinado durante un buen tiempo. Al soltar tu melena, verás que el volumen ha descendido y has conseguido controlarlo. No por completo, pero sí lo suficiente como para notar claramente la diferencia.

La coleta

En el caso de que tengas el cabello liso, el truco de los dos recogidos puede no ser tan útil. Aquí, lo mejor que puedes hacer es el truco de la coleta. ¿En qué consiste? Su nombre lo deja bastante claro. Lo que tienes que hacer es empezar por aplicar un buen sérum con el lavado. Después de eso, seca con el secador y haz una coleta baja, sin presión en el agarre para que no deje una clara marca en tu melena.

Lo bueno de esto es que, pasado el tiempo, una vez sueltes tu melena de nuevo, no solo habrás conseguido controlar el volumen de tu cabello fácilmente, sino que también crearás una curiosa onda en el frontal de tu pelo. Algo que, la verdad, siempre queda bien.

Secado de arriba a abajo

Usar el secador después de cada lavado es algo de lo más normal, y también algo que puede hacer que controles el volumen de tu melena con mucha facilidad. Si quieres que la raíz se pegue más a tu cabeza para acabar con ese enorme volumen de pelo que tienes, la clave está en comenzar usando el secador por la parte de arriba del pelo e ir secando hacia abajo a la vez que vas peinando con un buen peine.

Recuerda, el truco está en que la dirección del secado sea desde arriba hacia abajo, nunca al revés. Si no lo haces así, el efecto que conseguirás es justo el contrario.

Con estos métodos verás cómo puedes hacer que el volumen de tu pelo no sea tan grande, y sin necesidad de pasar por una peluquería, de pagar o de tan siquiera salir de casa. No necesitas más que algo de tiempo, ganas y mucho cuidado. Recuerda que el cabello siempre es delicado y debe tratarse de la mejor forma posible, incluso si lo que quieres es que deje de ocupar tanto.

Las melenas más rebeldes se pueden controlar sin tener que acudir a especialistas ni peluquerías. Ármate de paciencia y ganas, porque no necesitas más que eso, y estas recomendaciones, para que tu cabello pueda ser domado y su volumen rebajado.

También te puede interesar