¿Cómo elegir vuestras invitaciones de boda?

Elegir una invitación de boda, con todas las invitaciones tan bonitas que hay, puede llegar a ser un incordio para la pareja. Al final y al cabo, una invitación de boda es el preludio de la boda, da pistas de qué tipo de boda es la que se va a celebrar y cómo se ven los novios así mismos. Por ello, en este artículo os vamos a mostrar una guía que os ayude a elegir vuestras invitaciones de boda de forma más sencilla pero sin que pierda en belleza.

Guía para elegir las invitaciones de boda

En esta sección te vamos a mostrar unas ideas básicas e iniciales que te sirvan como guía para poder crear tus invitaciones de boda y elegir aquella que sea la que estabas buscando, aún sin saberlo:

El estilo de las invitaciones de boda es el mismo que la temática de boda

Por ello, el primer paso antes de escoger una invitación de boda es que elijáis la temática de vuestra boda. Las opciones son amplísimas y estupendas: vintage, boho chic, campestre, clásica… A su vez, para escoger los colores de la invitación puedes basarte en los colores que definan vuestra boda, ya sea de la vajilla, los manteles o las flores.

Calcula un presupuesto que te permita filtrar las invitaciones de boda posibles

Una vez que tengas la temática escogida calcula de tu presupuesto cuánto puedes destinar a las invitaciones. Éste paso es tan importante como todos los demás, pues te va a facilitar hacer un barrido de aquellas invitaciones que están a tu alcance o de las que son imposibles. Eso sí, si te has enamorado de algún diseño en concreto sólo tienes que ver si existe la posibilidad de reducir en algo el coste de la misma: materiales más baratos, reducir el tamaño, algún diseño similar pero menos costoso, hacerla tú misma, etc.

Hay infinitos diseños de boda, encontrarás el tuyo ¡No desesperes!

Investiga sobre la gran variedad de diseños que puedes encontrar. A la hora de escoger vuestra invitación de boda no te agobies ni te angusties pensando en si va a gustar a los demás o no, sé que es muy fácil decirlo pero plantéate que es que cada pareja de novios va a tener sus propios gustos, lo que para uno puede ser maravilloso para otro es infernal, y viceversa.

Una de las propuestas que yo os haría es que no perdáis de vista las invitaciones de boda originales de Cotton Bird, una tienda online especializada donde vais a encontrar una maravillosa variedad de estilos, tipografías, colores, temáticas… Os puede resultar tremendamente útil para encontrar directamente vuestra propia invitación de boda o para inspiraros e imaginar fielmente cómo queréis vuestra invitación.

Tipografía, diseños gráfico y caligrafía: Tres aspectos gráficos personalizados

En cuanto a la tipografía y diseño gráfico de las invitaciones, liaros la manta a la cabeza y comenzad a probar todo tipo de tipografías hasta que deis con la letra perfecta. Todos los detalles de una invitación van a marcar la diferencia, el tipo de letra dice muchísimo y tiene que estar en consonancia con la temática que hayáis escogido para la invitación. Si quieres hacer tus invitaciones a mano, que sepas que hay cuadernos de tipografía de distintos tipos con los que puedes aprender muchísimo.

Crea vuestro propio sello personal de amor

¿Sabías que puedes crear tu propio logo para la invitación de boda? Así es, si quieres todavía algo más personalizado sólo tienes que crear vuestro propio logo y sellar tus invitaciones. Muchas parejas tienen símbolos que les representan: un infinito, un eclipse, las iniciales de los nombres formando una figura, un símbolo creado totalmente por vosotros… El amor es completamente creativo y no dudes en incluirlo en tu invitación. Si no se os ocurre ningún símbolo pero os gusta la idea, en la web de Cotton bird que os comentaba antes podéis ver algunos diseños interesantes.

¿No encuentras lo que quieres?

Aunque no ocurre con mucha frecuencia siempre puede darse el caso de que uno no encuentre exactamente lo que quiere, que tenga esa sensación con las invitaciones de boda de “sí pero no”, lo cual puede llegar a ser muy frustrante para la pareja. Si te está ocurriendo esto, lo que vamos a proponerte es que -independientemente de cómo dibujes- cojas un folio (o unos cuantos) y te lances a diseñar tu invitación de boda ideal.

Si te quedas en blanco y has llegado al punto de “ya no tengo ni idea de qué quiero”, puedes hacer una lluvia de ideas sobre lo que te gustaría y lo que no, ver todos los diseños de invitaciones que puedas y selecciona todos los detalles que te gusten. Después, poco a poco, cuando veas que ya vas teniendo todas esas pequeñas cosas que te gustan, verás que te va resultan mucho más sencillo crear tu propia invitación, como si se tratase de un puzzle en el que encaja todo aquello que te apasiona.

También te puede interesar