Cómo cuidar la piel sensible de la cara

Una piel sensible es aquella que padece con cierta frecuencia de picor, rojeces, irritación, erupciones… También puede ir acompañado de que la piel reaccione de forma negativa ante ciertos cosméticos o agentes externos, como puede ser los cambios de temperatura o la contaminación. Además, es importante que sepas que se puede tener una piel sensible y que sea una piel seca, mixta o grasa. Te contamos más a continuación.

Como cuidar la piel sensible de la cara

Consejos para cuidar la piel sensible de la cara

Es curioso, muchas personas piensan que solo se tiene la piel sensible en la cara pero realmente es en todo el cuerpo. Lo que sucede es que la piel de la cara es la que está expuesta de forma más directa y es la más visible a los cambios que pueden producirse en la misma. ¿Cómo cuidarla entonces?

Crema para la piel adecuada

A la hora de comprar cualquier cosmético es importante tener en cuenta que cualquier crema no es apta para todo tipo de piel. Es fundamental optar por una una crema para la piel adecuada y, en el caso de las pieles sensibles, se recomienda utilizar una crema con formulaciones sencillas, que no contengan muchos ingredientes para reducir las posibilidades de que alguno pueda producirte reacción.

Limpieza del rostro

Para la limpieza habitual de la piel de tu rostro te recomendamos que busques jabones neutros, cuanto más naturales mejor. De esta manera conseguirás limpiar tu piel sin alterar el pH de la misma.

Y, un dato más aunque no sea específico del rostro, siempre que vayas a ducharte hazlo mejor con agua tibia que caliente, a la par que es mejor que reduzcas el tiempo de exposición al agua (más ducha, menos baño).

Todo sobre el maquillaje

Para la limpieza facial y retirar cómodamente el maquillaje tienes diferentes opciones. Las aguas micelares son una de ellas, pudiendo encontrar este producto hasta en los supermercados, también puedes buscar limpiadores específicos para tu tipo de piel o puedes optar por una versión más natural y con menos químicos (es por la que yo siempre apuesto) que es el uso de aceites vegetales 100% puros.

El que sean aceites no quiere decir que te vaya a quedar una cara súper engrasada, no si lo aplicas bien y en las cantidades adecuadas. Algunos de los aceites que te pueden servir son el de Nuez de albaricoque, Almendras dulces, Macadamia, Avellana o Rosa mosqueta. Si quieres proteger tu piel del maquillaje para evitar rojeces puedes aplicar una nuez de aceite de Jojoba incidiendo en las zonas más frágiles.

Hidrata tu piel

Lo primero, has de hidratar tu piel desde dentro, por lo que es importante que bebas agua con frecuencia y de forma abundante. Si lo tuyo no es beber agua, siempre puedes aromatizarla y darle sabor con frutas (fresas, limones o limas, manzana), añadirle unas hierbas frescas (menta o hierbabuena), o preparar infusiones frías. Lo que sea, encuentra tus trucos, pero has de hidratarte bien por dentro para que tu piel esté saludable.

Además de la hidratación interna también hay que cuidar la hidratación externa. En mi caso, utilizo una mezcla de aceites vegetales 100% puros con aceites esenciales 100% puros para mantener mi piel lo más sana y natural posible. Pero, si preferís una cosmética más industrial, opta por cremas hipoalergénicas, de textura ligera y con pocos ingredientes para no exponer tu piel.

Protege tu piel del sol

A la gran mayoría nos encanta ponernos morenitos pero hay que cuidar la piel del sol, sí o sí. Para eso ten en cuenta que, incluso en días nublados, el sol está ahí y te puedes quemar igualmente. Buscar un protector solar adecuado para tu piel será algo clave y necesario.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar