Olor a humedad: cómo quitarlo de la ropa fácilmente

Es posible que, durante bastantes años, hayas luchado incansablemente con algo tan incómodo y antiestético como el olor a humedad, y no solo en el interior de las habitaciones o de los propios muebles, sino de la ropa. Este incómodo y característico aroma suele ser más común en ropa guardada por estaciones, habitualmente de un […]

Es posible que, durante bastantes años, hayas luchado incansablemente con algo tan incómodo y antiestético como el olor a humedad, y no solo en el interior de las habitaciones o de los propios muebles, sino de la ropa. Este incómodo y característico aroma suele ser más común en ropa guardada por estaciones, habitualmente de un año para el otro, de manera que es habitual que al intentar utilizar de nuevo la ropa de invierno, algunos abrigos y prendas acaben oliendo a humedad. Y no tiene por qué aparecer únicamente en ropa vintage o ropa antigua, basta que la humedad se forme en unos pocos meses para que las prendas más nuevas también acaben por impregnarse con este aroma. En caso de que surja, ¿qué podemos hacer para quitarlo rápida y fácilmente? Te explicamos algunos consejos sencillos que te serán de ayuda.

Olor a humedad: cómo quitarlo de la ropa fácilmente

Es normal que, cuando te vistes por la mañana, quieres sentirte fresco y limpio, sobre todo si siempre tiendes a ducharte antes de salir a la calle. Sin embargo, desafortunadamente, te percatas de que la ropa que has escogido para ponerte huele un poco a humedad, lo que puede hacerte sentir que aquello que estás usando esté sucio, a pesar de que en realidad no es así, ya que lo más probable es que se trate de una prenda de ropa perfectamente limpia.

Esto, no hay duda, puede ser muy frustrante. Por suerte, existen algunas formas de ayudar a que tu ropa, efectivamente, huela a limpio y fresco, intentando al máximo alejar ese incómodo olor a húmedo.

Descubre: Cómo limpiar la ropa blanca para que quede perfecta

¿Cuáles son las causas por las que la ropa puede oler a humedad?

Lo cierto es que, en realidad, son varias las razones por las que la ropa puede acabar oliendo a humedad. Básicamente ocurre cuando existe un exceso de humedad, la cual acaba por encontrarse atrapada en el material o en la tela, no pudiendo escapar de ella. Así, termina por dejar la ropa con olor a humedad. ¿Y cuáles son las causas? A continuación te resumimos algunas de las razones por las que la ropa puede no oler tan fresca:

  • Dejar la ropa mojada en la lavadora, no dejando a la tela “respirar” adecuadamente.
  • Dejar la ropa húmeda o mojada en la secadora.
  • Almacenar la ropa en espacios cerrados (la causa más común), sobre todo en cajones o armarios, mientras aún están húmedos.
  • La humedad existente en el ambiente, lo que puede acabar apareciendo también en el interior de los muebles. Es también habitual cuando algunas prendas de ropa se guardan en el canapé de la cama, y no se ventilan cada cierto tiempo.
  • Utilizar una lavadora que ya de por sí tenga mal olor, lo que puede acabar dejando que la ropa huela mucho menos fresca y/o limpia.

La buena noticia, es cierto, es que todas estas causas de ropa que huelen a humedad pueden prevenirse fácilmente, o en definitiva, son mucho más fáciles de solucionar de lo que posiblemente pienses.

Olor a humedad en la ropa

Cómo deshacerte del olor a humedad en la ropa

  1. La lavadora. Es fundamental asegurarte de que la lavadora esté perfectamente limpia. Una buena forma de comprobar si el “culpable” del olor a humedad es la lavadora, es oler la ropa inmediatamente después de que salga del proceso de lavado. Si la ropa huele a humedad después del lavado, una idea útil es limpiar la lavadora utilizando un ciclo vacío con agua caliente (utilizando detergente para la ropa o lejía). También es útil mantener la tapa abierta entre lavados, para dejar que la humedad salga y su interior se seque debidamente. Si las instrucciones de limpieza del fabricante lo permiten, lava tu ropa con agua caliente, para tratar de eliminar el mayor número de olores posibles.
  2. En la ropa. Puedes optar por añadir, durante el proceso de lavado, una taza de vinagre o de bicarbonato de sodio. Te ayudará positivamente a la hora de combatir los olores.
  3. Tendedero. En lugar de la secadora, una opción útil es intentar utilizar un tendededero para secar la ropa fuera, al aire libre, lo que te ayudará a que tenga un aroma mucho más fresco.
  4. En el armario. Lo ideal es poner a un lado la ropa no esté bien lavada, o que tenga humedad, y probar a lavarla nuevamente con abundante agua caliente, vinagre o bicarbonato de sodio. Mientras tanto, limpia bien el armario de arriba a abajo. El vinagre blanco puede convertirse en una opción excelente. ¿Lo ideal? Tratar de mezclar media taza de agua tibia caliente con vinagre blanco, y limpiar con él los estantes y las paredes del armario.

Por otro lado, la mejor forma de evitar que los olores de humedad regresen a nuestra ropa es lavarla y secarla de forma adecuada. Es decir, no guardarla hasta que esté completamente seca. Y, posteriormente, sobre todo si hay un exceso de humedad en casa, tratar de ventilar los armarios o aquellos muebles donde hemos guardado la ropa que no nos tendemos a poner tanto (como por ejemplo es el caso del canapé de la cama).

Olor a humedad: cómo quitarlo de la ropa fácilmente
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar