Mascarillas hidratantes naturales y caseras para calmar la piel seca

¿Por qué aparece la piel seca? ¿Cuáles son sus causas?

Ahora que estamos en invierno, es muy común que la piel seca se convierta en uno de los principales problemas de la piel, ya que el mal tiempo unido al uso excesivo de agua caliente, los aires acondicionados… tienden a repercutir de forma tremendamente negativa en ella.

De hecho, no hay nada más incómodo que tener la piel seca, ya que por lo general tiende a provocar picazón, descamación y grietas, de manera que a la sensación molesta de la sequedad se une la formación de grietas que pueden acabar siendo dolorosas, sobre todo cuando nos lavamos las manos o el cuerpo con jabón, aunque tiende a ser más común que surja especialmente no solo en la zona de las manos, sino también en los brazos y en las piernas.

Piel seca

Las causas principales tienen relación con el uso excesivo de agua caliente, la presencia de un clima seco y el uso de ciertos productos químicos. Todo ello puede acabar produciendo cierta sequedad en la piel. No obstante, también puede ser el resultado de determinadas afecciones médicas subyacentes, como ocurre con la psoriasis o la diabetes tipo 2.

Por suerte, aplicar algunos cambios sencillos en el estilo de vida pueden ayudar enormemente a la hora de prevenir y aliviar la piel seca. Por ejemplo, si estamos en otoño o invierno y solemos abusar del agua caliente, lo mejor es sustituirla por agua tibia cada vez que nos bañamos o duchamos. El tiempo que estemos bajo el agua es también importante: lo aconsejable es evitar hacerlo más allá de 10 minutos.

También es recomendable utilizar un jabón humectante, y aplicarnos crema hidratante por todo el cuerpo inmediatamente después de habernos duchado o bañado. Por otro lado, en caso de que la piel seca surja especialmente en la zona de las manos, es cien por cien recomendable utilizar una crema de manos siempre que podamos, sobre todo cuando nos las lavamos.

Por otro lado, si sueles tener la piel seca la mayor parte del tiempo, pero durante el verano suele volverse menos seca, lo ideal es intentar cambiar la crema hidratante a una loción un poco más ligera (por ejemplo a base de agua). Pero la clave está en mantener una hidratación diaria, lo que ayudará de manera positiva a la hora de aliviar el problema. Especialmente cuando surgen grietas, ya que la hidratación ayudará a repararlas más fácilmente.

No te pierdas: Cómo eliminar las manchas en la piel

Cómo preparar mascarillas hidratantes para la piel seca

Mascarilla de pepino y áloe vera

Es bastante posible que ya hayas usado el aloe vera con el fin de calmar la piel y refrescarla después de alguna quemadura solar. Y es que ayuda a hidratar, curar y prevenir el proceso del envejecimiento natural. Además, el pepino también aporta cualidades refrescantes.

Qué necesitas:

  • 2 cucharadas de gel de áloe vera
  • 1 pepino

Instrucciones:

Lava bien el pepino, córtalo en varias rodajas y colócalo en una licuadora. Licúa bien hasta que se forme una pasta acuosa. Añade 2 cucharadas de gel de áloe vera, y vuelve a mezclar bien hasta que la pasta quede lo más suave posible.

A la hora de aplicártela solo tienes que masajearte la pasta de forma uniforme sobre la cara, dejando actuar durante 30 minutos. Finalmente, retírate la pasta con la ayuda de agua fría.

Mascarilla de pepino

Mascarilla de manteca de karité y aceite de coco

Lo cierto es que la combinación de la manteca de karité con el aceite de coco es una mezcla única maravillosa, que además de suavizar la piel y restaurar la elasticidad, la hidrata, y todo de forma absoluta y completamente natural.

Qué necesitas:

  • 1 cucharada de manteca de karité
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de gel de áloe vera

Instrucciones: 

En un cuenco pequeño pon la manteca de karité y el aceite de coco, y remueve bien hasta que ambos ingredientes se combinen bien. Luego añade el gel de áloe vera y vuelve a mezclar de nuevo, hasta que se forme una pasta suave.

Extiende esta mezcla sobre la piel limpia, sobre todo en las zonas de la piel que se encuentren más secas, y deja que actúe durante 15 minutos. Luego enjuágate la piel con agua tibia.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar