Escrito por Tendenzias

La diabetes durante el embarazo

embarazad.jpg

En los embarazos se producen adaptaciones metabólicas, para corregir el desequilibrio que se produce ya que el feto necesita un mayor aporte nutritivo.
Uno de estos desequilibrios es que el organismo necesita un mayor aporte de insulina, al necesitar una mayor utilización de la glucosa.
Las embarazadas experimentan este cambio con náuseas, somnolencia, cansancio y debilidad sobre todo en las primeras horas del día. Estos son síntomas de la hipoglucemia.

Todos estos cambios metabólicos llevan a una serie de consideraciones cuando se producen en una mujer diabética:

En algunas pacientes la diabetes aparece por primera vez durante el embarazo.
No se pueden utilizar los criterios convencionales para el diagnóstico de la misma durante la gestación.
Cuanto más avanzado es el embarazo, mayores son las necesitdades de insulina.de la Diabetes no son aplicables en la gestación

¿Cómo se detecta la diabetes gestacional ?

Hay una serie de factores que sugieren la posiblidad de la misma.
Uno de ellos es considerar que en la familia existan casos de diabetes.
La glucosa en una segunda muestra de orina en ayunas, abortos inexplicados, recién nacidos grandes para la edad gestacional, algunas malformaciones en el recién nacido, obesidad materna importante, etc.

Existen también otros de menor importancia como ser la multiparidad, la toxemia del embarazo recurrente y partos prematuros repetidos.
embarazada_medico_3.jpg
La presencia de más de un dato aumenta la probabilidad de que haya un trastorno en el metabolismo de la glucosa.

Lo recomendable en casos donde se sospecha que haya una diabetes gestacional, es recomendable que se visite cada 15 días al endocrinólogo, en coordinación con el obstetra, para que juntos tomen las medidas prenatales habituales, haciendo hincapié en el control de peso.

En cada visita se debe realizar una glucemia después de comer. Si este examen no supera los 120 mg/dl), la prueba de tolerancia oral a la glucosa debe ser diferida hasta la semana 37ª-38ª de la gestación, momento en el que es más probable que dé positivo. Si en cualquier visita la glucemia después de comer supera los 120 mg/dl, se debe hacer una prueba de tolerancia a la glucosa sin dilación.

Si la prueba es negativa al principio del embarazo no excluye, sin embargo, el diagnóstico, y la prueba debe repetirse a las 37-38 semanas, antes de tomar una decisión definitiva.

Las pacientes que tienen una prueba de tolerancia negativa a las 37-38 semanas se consideran normales.

Si la prueba es positiva se puede realizar el diagnóstico de diabetes gestacional y se ofrece a la paciente una dieta y se le controla de la misma manera que a un diabético clínico.

Si los criterios ideales de control de la glucemia no se alcanzan pronto, se comienza el tratamiento con insulina. En los casos bien controlados y no complicados, se espera al parto espontáneo.

La existencia de una necesidad elevada de insulina durante la gestación no indica necesariamente que la diabetes persista después del parto.

Blogmujeres.com

Newsletter