Inyección de cortisona para el acné: toda la información

El acné es una afección inflamatoria que, por regla general, tiende a aparecer en el rostro  de preadolescentes, adolescentes y adultos jóvenes. Aunque, es cierto la realidad es que puede aparecer a prácticamente cualquier edad; y no solo en la cara, sino también en cualquier parte del cuerpo. Es un problema que comienza cuando la […]

El acné es una afección inflamatoria que, por regla general, tiende a aparecer en el rostro  de preadolescentes, adolescentes y adultos jóvenes. Aunque, es cierto la realidad es que puede aparecer a prácticamente cualquier edad; y no solo en la cara, sino también en cualquier parte del cuerpo. Es un problema que comienza cuando la acumulación de grasa de las glándulas sebáceas presentes en la piel (estructuras productoras de sebo), terminan por obstruir los pequeños agujeros en la superficie de la piel (poros). Dado que estoy ocurre habitualmente en épocas de desequilibrios hormonales, es tremendamente común que surja durante la pubertad y la adolescencia. Ahora, las inyecciones de cortisona parecen ser sumamente útil a la hora de tratar el acné. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Cómo funciona? Te explicamos todo lo que debes saber al respecto.

Inyección de cortisona para el acné

Lo cierto es que, de primeras, no deberíamos confundir la inyección de cortisona con la hidrocortisona en sí misma, la cual suele habitualmente utilizarse en forma de crema, siendo útil tanto para el tratamiento de las espinillas como para el tratamiento del acné quístico.

De hecho, el mejor momento para recibir una inyección de cortisona es principalmente cuando las espinillas se inflaman, duelen, y no muestran ningún tipo de señal de que puedan estar cediendo. Pero vayamos por partes.

¿En qué consiste la inyección de cortisona para el acné y cómo se aplica?

El cortisol es la hormona de reacción al estrés que nuestro cuerpo tiende a producir de forma totalmente natural, y que utiliza con el fin de aliviar la inflamación. En el caso de la hidrocortisona, por ejemplo, consisten en un esteroide tópico de acción similar al cortisol.

Básicamente consiste en la inyección de una hormona sintética, en este caso la cortisona, relacionada estrechamente con la hormona del estrés, cortisol. Se utiliza fundamentalmente con el fin de aportar alivio a corto plazo tanto en casos de inflamación como para ayudar a reducir el acné, en especial cuando ha pasado a convertirse en un verdadero problema.

De acuerdo a algunos dermatólogos, las inyecciones de cortisona pueden ayudar a reducir la hinchazón, el enrojecimiento y el dolor asociado a los brotes de acné inflamatorio severo, y además, tiende a mejorar notablemente los síntomas en apenas unos pocos días.

A la hora de aplicarlo, se inyecta un corticosteroide muy diluido, directamente en la zona a tratar. La aguja que se utiliza en el proceso tiende a ser más pequeña que la que habitualmente se utiliza para la extracción de sangre o para la aplicación de vacunas, conocida médicamente con el nombre de microaguja. Está diseñada, de hecho, para deslizarse en la piel con un dolor mínimo, de manera que apenas es un poco más grande que una aguja de acupuntura.

Cortisona para el acné

El procedimiento, por tanto, es relativamente rápido. Y solo tiende a ser doloroso cuando el grano de acné a tratar es grande e igualmente doloroso, como consecuencia de la inflamación severa que pudiera existir.

De acuerdo a los resultados obtenidos en la mayoría de los casos, la cortisona puede ser capaz de reducir la inflamación rápidamente. Durante las próximas 24 horas, una vez es aplicada, es probable que la persona note que su grano o acné se ablanda, se encoge y se aplana. Y si bien es cierto que puede que no desaparezca por completo, sí se volverá más pequeño, de manera que su curación será mucho más rápida.

Por tanto, se trata de un tipo de inyección que no funciona en el acné común, no reduciendo tampoco la acumulación de pus presente en las pústulas inflamadas. No obstante, las inyecciones sí son capaces de encoger los tejidos, estando reservadas para el acné quístico. Y pueden utilizarse no solo en la cara, sino en todo el cuerpo.

Así, el uso de cortisona reduce la posibilidad de que surjan cicatrices. Esto es sumamente valioso si, por ejemplo, tendemos a ser propensos a la hiperpigmentación (es decir, al oscurecimiento de la piel), sobre todo después de haber sufrido un brote de acné.

Y entre quienes pueden disfrutar de sus beneficios, fundamentalmente se utiliza en personas que han tenido espinillas inflamadas durante meses (y que aún no han sanado), o el grano se ha vuelto muy inflamado y doloroso.

Inyección de cortisona para el acné: toda la información
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar