Exfoliación con ácido glicólico: todo lo que debes saber antes de hacértela

El ácido glicólico es considerado como uno de los auténticos “caballos de batalla” entre los ácidos exfoliantes. Y, desde su llegada al mercado de la belleza y la cosmética más innovadora y actual, ha pasado a convertirse en uno de los exfoliantes más valorados por la mayoría de mujeres. Quienes lo han probado, de hecho, […]

El ácido glicólico es considerado como uno de los auténticos “caballos de batalla” entre los ácidos exfoliantes. Y, desde su llegada al mercado de la belleza y la cosmética más innovadora y actual, ha pasado a convertirse en uno de los exfoliantes más valorados por la mayoría de mujeres. Quienes lo han probado, de hecho, aseguran que es una opción excelente a la hora de exfoliar la piel de forma totalmente efectiva, sin irritarla y sin la mayoría de los riesgos generalmente asociados con el proceso de exfoliación. Pero, ¿qué es y en qué consiste? ¿Cómo se utiliza? ¿Existen algunos riesgos relacionados directamente con su uso? ¿Y contraindicaciones? Te explicamos todo lo que debes saber, en especial si estás pensando aplicártelo sobre la piel.

Exfoliación con ácido glicólico

¿Qué es el ácido glicólico? ¿En qué consiste?

En lo que se refiere a los distintos agentes exfoliantes que hoy día podemos encontrar fácilmente en el mercado, es cierto que el ácido glicólico se convierte en uno de esos ingredientes milagrosos que ofrecen la posibilidad de disfrutar de una tez muchísimo más brillante, luminosa y radiante.

Lo cierto es que, en realidad, lo encontramos en una enorme cantidad de productos utilizados habitualmente para el cuidado de la piel, y de acuerdo a la mayoría de expertos, es una opción excelente para quienes deseen texturizar la piel opaca, revertir los signos del envejecimiento e incluso como opción útil para quienes suelen tener cierta tendencia a sufrir brotes de acné.

Es bastante probable que, de hecho, ya hayas escuchado acerca del ácido glicólico y sus diferentes beneficios. Incluso puede ser posible que ya hayas tomado la decisión de comprarlo, o que incluso lo tengas en tu baño. Si es así, vamos a descubrir en primer lugar qué es el ácido glicólico, y sobre todo, en qué consiste.

De acuerdo a los expertos, el ácido glicólico se convierte en la respuesta a todos los problemas de hiperpigmentación que podrías tener. De eso casi prácticamente no habría lugar para las dudas. Y, explicado de forma fácil y sencilla, podríamos decir que el ácido glicólico es un ácido alfa-hidroxiácido (o AHA), derivado de la caña de azúcar.

Consiste en un ácido soluble en agua, que se une a otros ácidos que podríamos llegar a reconocer fácilmente, como por ejemplo podría ser el caso del ácido láctico (derivado de la leche agria), el ácido tartárico (presente en las uvas), y el ácido cítrico (efectivamente, uno de los más populares).

En teoría, como conoceremos en el próximo apartado de forma un poco más detallada, ayuda a aumentar la luminosidad de la piel. ¿Sabes por qué? Fundamentalmente porque exfolia la capa más externa de la piel, mejorando a su vez el reflejo de la luz en ésta.

De hecho, a diferencia de otros exfoliantes que pueden ser abrasivos y acabar causando una incómoda y dolorosa irritación, cuando el ácido glicólico se utiliza en el porcentaje correcto, y sobre todo se utiliza de forma adecuada, es una opción mucho más suave a la hora de exfoliar la piel.

Acido Glicolico

¿Para qué tipo de piel es ideal el ácido glicólico?

Lo cierto es que prácticamente cualquier tipo de piel puede beneficiarse de las distintas cualidades que ofrece el ácido glicólico. Aunque, de acuerdo a los expertos, es mucho mejor para pieles normales, mixtas y grasas, de manera que no es tan útil en personas con la piel seca, o con la piel altamente sensible, dado que a menudo acabarán reaccionando con irritación.

No en vano, en caso de que tengas la piel sensible, lo ideal es comenzar a usarlo despacio, muy despacio. Por ejemplo, puedes añadir el ácido glicólico a tu rutina, pero en lugar de hacerlo diariamente, espaciarlo a al menos dos días.

¿Cómo usarlo y qué beneficios ofrece?

Puedes añadirlo fácilmente de la misma manera que, habitualmente, tiendes a utilizar cualquier producto exfoliante. Eso sí, teniendo en cuenta que posiblemente sea la primera vez que lo vayas a usar, lo más recomendable es probar primero una pequeñísima cantidad, en especial si tu piel es sensible o eres propenso/a a la irritación.

Respecto a sus beneficios, el ácido glicólico actúa estimulando los fibroplastos en la dermis para producir mayores cantidades de colágeno. Y, al estimular la producción de colágeno, ayuda a que la piel no solo se sienta mucho más firme, sino que minimiza tanto las arrugas como las líneas finas de expresión.

Exfoliación con ácido glicólico: todo lo que debes saber antes de hacértela
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar