Esmalte de uñas permanente: qué es y riesgos

Recientemente conocíamos que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios pidió, la semana pasada, a la Comisión Europea que limite la venta de esmalte de uñas permanentes únicamente a los profesionales, en lugar de a todo el público. Se trata de un esmalte que está de moda, en especial el esmalte de uñas permanente. […]

Recientemente conocíamos que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios pidió, la semana pasada, a la Comisión Europea que limite la venta de esmalte de uñas permanentes únicamente a los profesionales, en lugar de a todo el público. Se trata de un esmalte que está de moda, en especial el esmalte de uñas permanente. Pero, como se ha demostrado en los últimos estudios publicados al respecto, podrían llegar a ser peligrosos para quien los manipula. ¿Qué es y en qué consiste este tipo de esmalte? ¿Cuáles son sus riesgos, y cuáles pueden ser sus efectos para la salud?.

Esmalte de uñas permanente

Aplicar un esmalte de uñas permanente podría convertirse en la solución ideal para quienes desean disfrutar de una manicura algo más permanente, la cual suele durar un período de entre 2 a 3 semanas como máximo. Sin embargo, muchas mujeres aún dudan de dar el paso, por temor a dañar sus uñas, o bien por tener que limar la superficie cuando deseen eliminarla.

Lo cierto es que ya en el mes de agosto algunos expertos dermatólogos advirtieron acerca del uso de este tipo de esmalte, la cual se caracteriza fundamentalmente por dos aspectos básicos: es barata, y sobre todo, dura semanas. Sin embargo, de acuerdo a los expertos, podría provocar una alergia que, en el peor de los casos, podría ocasionar la caída de las uñas.

En aquella ocasión, el problema venía de que estos esmaltes permanentes suelen contener derivados del petróleo, de manera que una vez aplicados sobre la uña (y en contacto con la piel), pueden llegar a causar eccemas muy intensos, desprendimientos de la piel, dolorosas e incómodas inflamaciones, y sobre todo, aumenta el riesgo de caída de la uña.

En esos momentos, los dermatólogos aconsejaban acudir a un sitio donde las apliquen que tuviera una buena reputación, que utilizaran un producto de calidad, y en especial, que llevaran a cabo un buen secado posterior. La recomendación también tenía relación con las esteticistas que lo aplicaran, quienes debían usar mascarillas con el fin de evitar el contacto directo con el producto. Además de asegurarse de que las uñas de sus clientas estaban bien secas, una vez fuera aplicado el esmalte.

Lo cierto es que existen distintos tipos de esmalte permanentes de uñas, desde el tradicional al gel, pasando por la fibra de vidrio, porcelana, acrílico, gel o lino.

Riesgos de la manicura permanente

¿Cuáles son los riesgos reales del esmalte de uñas permanente?

De acuerdo a diferentes estudios que se han publicado recientemente, este tipo de esmaltes provocan que la lámina ungueal tienda a quebrarse con una mayor facilidad, la lámina que encontramos debajo de la uña.

Por tanto, si este tipo de esmalte se utiliza de manera permanente, pueden acabar enmascarando algunas enfermedades de las uñas, o incluso algunos síntomas o signos de otras patologías sistémicas (cuyas señales pueden aparecer en las uñas), y no podrían visualizarse porque las uñas estarían permanentemente tapadas por estas manicuras.

¿Sabías que esta zona muestra síntomas relacionados con patologías hepáticas, renales, endocrinas y de la propia piel?. Por este motivo, llevar constantemente una manicura permanente puede hacer que las uñas no terminen de verse tal y como son nunca, no siendo capaces de mostrar algunos síntomas relacionados con este tipo de trastornos.

Descubre: Uñas plateadas 2020

Pero sus riesgos no acaban aquí. Pueden provocar también el despegamiento de la uña natural, precisamente como consecuencia de la tracción de la uña sobre la postiza, ya sea por desprendimiento o por una mala colocación. A la larga, tienden a empeorar el aspecto de la uña natural, pudiendo volverse amarillentas, o bien que surjan manchas blancas o fisuras.

Además, si se abusa de la manicura permanente, pueden surgir granulomas de queratina, dermatitis o alergias de contacto, así como eccemas no solo en la propia piel que rodea la uña, sino incluso en otras partes del cuerpo. Por otro lado, si te recortan las cutículas durante la manicura podrías arriesgarte a sufrir infecciones e inflamaciones dolorosas alrededor de las uñas.

En resumidas cuentas, no solo podría aumentar el riesgo de dermatitis de contacto, eccemas o reacciones alérgicas, también de sufrir infecciones (causadas por hongos o bacterias), una mayor debilidad, un menor brillo en las uñas naturales, y el riesgo de que al ocultar permanentemente las verdaderas uñas, éstas no muestren determinadas enfermedades o patologías.

Esmalte de uñas permanente: qué es y riesgos
5.00 / 5
5.00 - 2 Votos

También te puede interesar