Escrito por Tendenzias

Cuando tu pareja se queda en el paro: Ojo con la depresión

depresion

Tal y como están las cosas en los tiempos actuales en que se ha disparado el paro, las empresas de todos los tamaños comienzan a quebrar y los telediarios hablan de una prolongada crisis que recién está comenzando y el resultado: Muchos miles de mujeres y hombres que de un día a otro pierden su fuente de trabajo y es como si fueran arrojados a la basura.

Entonces cuando un hombre pierde su trabajo debido a quiebras o a reducciones de personal su frágil ego queda severamente dañado y tu pareja podría entrar en una espiral de abatimiento, enfermedad desolación que se pueden convertir en un cuadro clínico de depresión. Especialmente si tu pareja está en el rango de edad medio; es decir 38/55 años.

Todas las mujeres tienden a ser bastante compresivas al principio, pero un hombre en esas circunstancias y especialmente después de un tiempo de búsqueda fallida de un nuevo puesto de trabajo tiende a la inacción; a quedarse en casa, solo en silencio, porque tampoco es mucho lo que aporta en las cosas del día a día en el hogar. Es muy frecuente que muchas mujeres cuyas parejas están en esta situación, se vean obligadas a trabajar jornada completa para solventar, al menos en parte los gastos de la familia luego al llegar a casa tengan que hacerse cargo de todas las cosas y además de encontrar a su pareja sentado en el mismo sofá que cuando se marchó por la mañana.

La identidad masculina está íntimamente ligada al trabajo, al puesto que desempeña dentro del equipo y de la identidad que le da pertenecer a una organización. El paro acaba con esta realidad que le dan su estabilidad y sentido a su vida, convirtiéndola en soledad y desesperanza, unido a los sentimientos de no ser útil y a los de la edad. Y en casos más prolongados se puede transformar en un cuadro de depresión clínica.

Lo peor que puedes hacer si estás viviendo esta situación es enfadarte y quejarte, aunque es comprensible. Pero ármate de valor y paciencia y comienza a motivarle y a animarle para que pueda salir del profundo pozo en que ha caído.

Enfadarte con tu pareja porque está deprimido insisto, es comprensible, pero no es la mejor ayuda. A los hombres en general les cuesta mucho expresar sus sentimientos e incluso les es difícil reconocer que tienen un problema.

Tus enfados, gritos y recriminaciones no serán percibidos como un intento de sacarle de su depresión, sino que es posible que hasta sean interpretados como quejas y disgustos que lo hundan más. Recuerda que todo su concepto del mundo la vida que llevaba ya no existen. Tampoco resuelves nada si lo tratas como un bebé o como si fueras su madre.

Simplemente ayúdale a levantarse y a recomenzar, apoyándose en ti, haciéndole sentir que eres su compañera y que todo se va a resolver si él pone de su parte y buscáis la forma de hacerlo.

Si es necesario anímale a buscar apoyo especializado, terapia e incluso medicación si el cuadro de depresión es muy grave. Hazle sentir que le quieres, que es tu compañero y que los malos tiempos forman parte de la vida y que lo va a superar. Que no se sienta ni intimidado ni inferior por otros hombres que aún mantienen su trabajo y que ganan dinero. En estos tiempos a cualquiera le puede pasar.

Lo que hay que hacer es ponerse de pie y buscar un nuevo comienzo, por difícil que parezca al principio.

Foto: Flikr

Blogmujeres.com

Newsletter