Cómo usar un champú sin sulfatos y cuándo hacerlo

Muchas son las personas que en los últimos años han pasado de usar productos de cosmética o belleza elaborados con ingredientes químicos, a usar los que son orgánicos, destacando de forma especial los  mejores champús sin sulfatos, pero ¿sabemos cómo usarlos correctamente? Veamos a continuación, cómo usar un champú sin sulfatos y cuándo es recomendable usarlo.

Cómo usar un champú sin sulfatos

Los mejores champús sin sulfatos son orgánicos y suelen estar elaborados con aceites naturales, como el de argán o el de coco y plantas como por ejemplo la lavanda. Por ello, es posible que al usarlo por primera vez notes cómo a pesar de un agradable olor, su textura no es tan “densa” como la de los champús con sulfatos. Además, puede que te sorprenda que a pesar de todos los ingredientes contenidos hace poca espuma. Estos se debe precisamente a que la espuma se consigue con los sulfatos, de modo que debes estar preparado y no esperar que tu pelo se llene de espuma innecesaria cuando apliques el champú sin sulfatos. Aunque ya hay champús sin sulfatos muy buenos en el mercado que hacen tanta espuma como un champú convencional pero sin químicos.

Como usar champu sin sulfatos

Puede ser entonces que cometas el error de usar más producto o que finalmente, al no tener el referente de la espuma, notes que no te has lavado bien el pelo. Es algo normal, tan solo hay que acostumbrarse a cómo usar el champú sin sulfatos de forma correcta.

Moja bien el cabello antes de aplicar el champú

Lo primero que debes hacer es mojar por completo la cabeza, antes de que eches ni una sola gota de champú. Esto es algo que se debe hacer para aplicar cualquier tipo de champú, pero resulta realmente necesario en el caso de que uses un producto sin sulfatos, ya que si no tienes el pelo bien mojado, será imposible que el champú pueda penetrar bien en el pelo.

Deja actuar el champú entre 1 y 2 minutos

El champú sin sulfato debe dejarse actuar al menos un par de minutos, antes de lavar el cabello para que su fórmula comience a actuar. Con el champú con sulfatos esto no pasa ya que nada más echarlo notamos como empieza a espumarse e inmediatamente se puede lavar el pelo. Los sulfatos actúan rápidamente, mientras que los componentes de limpieza de origen vegetal actúan suavemente y lentamente, y si te lavas rápidamente el pelo con un champú sin sulfatos, simplemente no tendrás tiempo de beneficiarte de su fórmula y de hecho es posible incluso que notes que te quedan restos de champú una vez has acabado de lavarte el pelo.

Además, podrás notar que si dejas que el champú actúe un poco antes de comenzar a lavar el cabello, evitarás que se vea mucho más grasoso cuando lo hayas secado. Debes saber que al comenzar a lavar el pelo con un champú sin sulfatos, una de las primeras reacciones es que el pelo se vuelve más graso, pero esto desaparece poco a poco, aunque si aplicas y esperas el tiempo señalado, evitarás esta molestia. Prueba y verás como te sorprendes.

Enjuaga el cabello 2 veces

Es necesario también enjuagar el pelo dos veces, en especial cuando lo tienes largo. El motivo no es otro que al no tener tanta referencia de la espuma no vamos a poder saber bien si hemos eliminado por completo todo el champú, o nos han quedado restos de modo que es mejor asegurarse enjuagando dos veces. Igualmente, te recomendamos fijarte en aquellos champús sin sulfatos que especifican que no dejan restos.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Una vez ya hemos visto cómo se usa un champú sin sulfatos de forma correcta, es posible que dudes de si necesitas usarlo o no. Lo cierto es que este tipo de champú es apto para todo tipo de pelo, pero es posible que estés sufriendo alguno de los efectos nocivos que tienen los sulfatos y por ello será mejor que te pases a un champú orgánico. Ver también Ventajas e Inconvenientes de los champús sin sulfatos

Como usar un champu sin sulfatos

Piensa que los sulfatos son tensioactivos, o más bien, sales de ácido sulfúrico. Se han agregado a los champús desde principios del siglo pasado, ya que son económicamente rentables: con una inversión mínima, se logra el máximo efecto.

Al interactuar con el agua, el sulfato activa espuma, con la que se elimina rápidamente la suciedad, pero esta acción “desengrasante” también tiene algo malo ya que los componentes activos en los sulfatos eventualmente destruyen la estructura del cabello y el equilibrio hidrolipídico (la capa protectora de la piel), de modo que si tienes la piel sensible, puede que notes una irritación y picor severos, de modo que será necesario pasarse precisamente a los champús orgánicos o sin sulfatos.

Por otro lado, el hecho es que los champús químicos convencionales para el cabello pueden destruir completamente la capa protectora de lípidos de nuestro cuero cabelludo. Las consecuencias de este problema pueden ser puntas abiertas, frizz, rotura capilar y cabello seco . De modo que si notas todos estos efectos, y cómo el cabello ha perdido su brillo natural es porque la condición del cabello se ha deteriorado , tanto interna como externamente de modo que será bueno usar un champú sin sulfatos.

Otro de los casos en los que será bueno usar un champú sin sulfatos será si tienes tanto el pelo teñido o con un tratamiento de alisado de queratina. Los ingredientes naturales de los champús sin sulfatos, podrán mantener mejor el color del cabello teñido, y además alargan también los efectos de la queratina. Se dice incluso que podremos mantener el pelo más liso durante al menos seis meses.

Además, si sencillamente deseas el uso de un champú que sea natural y no tenga químico alguno, los orgánicos sin sulfatos son la mejor opción. Por ello, por último será bueno señalar que si deseas poder cuidar del medio ambiente también es necesario que te pases al uso de los champús sin sulfatos. El motivo no es otro que los efectos nocivos que estos tensioactivos pueden tener también en la naturaleza y en concreto, en el mar y los peces. Cuando lavas tu pelo con sulfatos, los restos de estos acaban desapareciendo por el desagüe de la ducha y con ello, pueden llegar al mar donde ser tóxicos para sus organismo, y también para algunos peces.

También te puede interesar