Cómo usar la miel sobre la piel, beneficios y recetas de belleza

La miel es un alimento maravilloso, que gusta a la mayoría de personas. Es nutritivo, aporta vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Puede ayudar positivamente a la hora de calmar la irritación de garganta. Y es simplemente deliciosa (por su enorme poder endulzante). Sin embargo, también se convierte en un remedio natural excelente en el cuidado de la piel, convirtiéndose de hecho en un ingrediente sumamente interesante en la elaboración de distintas recetas de belleza, mascarillas y otras propuestas. ¿Qué beneficios aporta en el cuidado de la piel? Y, sobre todo, ¿cómo podemos usarla y de qué manera la podemos incluir en nuestras recetas de belleza?.

Cómo usar la miel sobre la piel, beneficios y recetas de belleza

Los principales beneficios de la miel sobre la piel

Tal y como opinan muchos expertos en belleza, la miel es un producto natural extremadamente útil tanto para la piel como para el rostro, gracias principalmente a que posee propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y cicatrizantes. Todas estas cualidades, de hecho, pueden ayudar positivamente en distintos problemas y afecciones de la piel, como por ejemplo podría ser el caso de la hiperpigmentación, las pieles secas y opacas (sin brillo) y el acné.

En este sentido, la miel cruda no pasteurizada es considerada como una de las mejores opciones, especialmente en lo que se refiere a su uso sobre la piel, sobre todo para su aplicación tópica.

Diferentes estudios científicos han encontrado que la miel ejerce propiedades antibacterianas. Por tanto, puede inhibir incluso el crecimiento de muchos microbios que, desde un punto de vista dermatológico, son ciertamente importantes, como por ejemplo sería el caso del S. aureus (causante tanto de la dermatitis atópica como de otras afecciones cutáneas), y el P. acnes (principal causante del acné).

Por otro lado, contiene enzimas, minerales, vitaminas y aminoácidos. Todos estos nutrientes ayudan en la curación de heridas, pudiendo curar heridas leves y quemaduras. Además, es eficaz para aliviar determinados problemas y afecciones de la piel, como la dermatitis del pañal, la psoriasis y la caspa.

No te pierdas: Cómo hacer tu propio desmaquillante casero

Cómo usar la miel sobre la piel fácilmente

Lo cierto es que a la hora de disfrutar de las diferentes cualidades, beneficios y propiedades que nos proporciona la miel cuando la aplicamos tópicamente sobre la piel, es sumamente sencillo y fácil. De hecho, solo sería necesario ponerte un poco de miel en los dedos, y una vez tengas la piel limpia y seca, aplicártela dejándola actuar durante al menos 15 minutos.

No obstante, también es posible elaborar distintas preparaciones de belleza más elaboradas, combinando la miel con otros ingredientes igual de beneficiosos en este sentido.

Miel y limón

Se trata de una mascarilla especialmente útil para mantener la piel libre de grasa, minimizar los poros y aportar un efecto astringente, siendo adecuada incluso a la hora de controlar los brotes de acné. Todo ello gracias a la presencia del jugo de limón, el cual es sumamente rico en vitamina C y ácido cítrico.

Qué necesitas:

  • El jugo de medio limón
  • 1 cucharada de miel cruda

Instrucciones:

En primer lugar comenzaremos partiendo el limón por la mitad, y lo exprimimos para obtener su jugo. Luego mezcla el jugo de limón recién exprimido con al piel, hasta obtener una mezcla lo más suave posible.

Lávate la cara con la ayuda de un limpiador suave, y luego sécatela con la ayuda de una toalla.

Aplícate ahora esta maravillosa mezcla sobre la piel del rostro, evitando la zona situada alrededor de los ojos (por ser un área de la cara tremendamente frágil). Deja que actúa durante 20 minutos.

Finalmente, retírate la mascarilla con cuidado, con la ayuda de agua tibia, seguida luego con agua fría.

Recetas de belleza con miel

Miel y canela

A las diferentes cualidades que nos ofrece la miel se unen los beneficios de la canela, la cual ejerce propiedades antiinflamatorias sumamente interesantes.

Qué necesitas:

  • 1 cucharada de miel cruda
  • Una pizca de canela molida

Instrucciones:

En un cuenco pequeño añade la miel cruda y la canela molida, y combina bien los dos ingredientes, mezclándolos hasta que se integren. Aplícate luego la mezcla sobre las lesiones que tengas de acné (como tratamiento localizado).

Deja que actúa entre 10 a 15 minutos. Finalmente, lávate la piel del rostro con un poco de agua tibia. Se aconseja aplicar este tratamiento natural de 1 a 2 veces por semana.

Descubre: Cómo hacer jabones caseros

Miel y plátano

Se trata posiblemente de uno de los remedios de belleza más populares y comunes. Y es que el plátano se convierte en uno de los ingredientes comúnmente más usados en la preparación de diferentes mascarillas faciales, gracias a su poderoso efecto hidratante.

Qué necesitas:

  • 1 plátano maduro
  • 1 cucharadita de miel cruda
  • 1 cucharadita de jugo de limón

Instrucciones:

Parte el limón por la mitad, exprímelo y reserva el jugo. Luego tritura el plátano bien, hasta que esté libre de grumos y trozos. Añade la miel, el jugo de limón y mezcla bien.

Lávate el rostro con la ayuda de un limpiador suave, y luego seca bien la piel. Aplícate la mezcla en la piel, dejando actuar durante 10 a 15 minutos.

Finalmente, lávate la cara con agua tibia, y sécate con una toalla.

También te puede interesar