Escrito por

Cómo saber si estoy embarazada: primeros síntomas y pruebas de embarazo

Si tienes dudas con respecto al hecho de que, posiblemente estés embarazada, debes fijarte bien porque existen algunos síntomas que son indicativos claros de que ciertamente estás esperando un bebé, sin olvidarnos tampoco de lo recomendable que será hacerse una prueba de embarazo, de modo que os hablamos de ello con detalle a continuación en este post dedicado a Cómo saber si estoy embarazada: primeros síntomas y pruebas de embarazo.

Primeros síntomas de embarazo

Muchos pueden ser los primeros síntomas de embarazo, si tenemos en cuenta que no existen dos mujeres que sean iguales en su embarazo por lo que podemos encontrar algunos que son realmente comunes y otros más específicos. De todos modos para guiarnos a la hora de saber si una mujer está o no embarazada será bueno que mencionemos esos síntomas que son más generales o más comunes, entre los que tenemos:

Pequeñas pérdidas de sangre

La amenorrea, es decir, la ausencia de menstruación, es el primer síntoma claro que se revela cuando una mujer está embarazada. Sin embargo, en las primeras semanas después de la concepción, puede ocurrir que la futura madre tenga pequeñas pérdidas de sangre, gotas de rojo brillante o rojo oscuro. El fenómeno, que generalmente ocurre durante el período en que debería haber ocurrido la menstruación, es una consecuencia de la implantación del embrión en el útero, por lo tanto, se utiliza para referirse a él con el término “pérdida de implante”.

Una semana después de la concepción, el embrión llega al útero y comienza el proceso de anidación en el endometrio, la mucosa que recubre internamente el órgano. El proceso, que dura aproximadamente una semana, puede causar un ligero sangrado. A veces, la futura madre confunde estas pérdidas con una menstruación anormal y no se da cuenta de que está embarazada hasta el mes siguiente.

Otra posible causa de manchado, es decir, una pequeña pérdida de sangre, es la ruptura de los capilares del cuello uterino, cuya pulverización aumenta debido a las hormonas del embarazo. También en este caso es un sangrado menor, que generalmente ocurre después de las relaciones sexuales. No debes alarmarte, a menos que la pérdida sea consistente, con un flujo comparable al de la menstruación, en cuyo caso debes advertir inmediatamente al ginecólogo.

Náuseas

Las náuseas son uno de los primeros síntomas de embarazo que aparecen después de la concepción; Por lo general, se agotan espontáneamente al final del primer trimestre. La náuseas se debe a la acción de la hormona hCG , la gonadotropina coriónica humana, producida por el embrión, la misma hormona cuya presencia en la orina de la madre se revela en la prueba de embarazo.

Las náuseas aparecen a menudo en la mañana cuando la mujer todavía está en ayunas. Para mitigarla, es útil comer una galleta o un bizcocho antes de levantarse de la cama. Si el trastorno es moderado, no hay necesidad de tomar medicamentos. Es suficiente tomar algunas precauciones pequeñas: divide las comidas, evita comer porciones demasiado grandes, no subas a coches o al autobús con el estómago vacío y evita los sabores y olores desagradables.

Pecho tenso

Las hormonas del embarazo, en particular los estrógenos y la progesterona, producen grandes cambios en el seno de la futura madre, que se preparaN para amamantar y se vuelven más suaves, pesados y voluminosos, mientras que el pezón adquiere un color más oscuro . Pero estos son cambios que ocurren lentamente, durante los nueve meses.

La sensación de tensión y turgencia de los senos que la mujer puede percibir durante las primeras semanas de embarazo es diferente, como lo es a veces antes de la menstruación. Al mismo tiempo, la futura madre también puede experimentar una sensación de tensión e hinchazón en el abdomen.. Para mitigar la molestia que pueden causar estos síntomas tempranos del embarazo, es mejor usar ropa cómoda, evitando las que comprimen el estómago y los senos.

Cansancio

El agotamiento y la somnolencia son síntomas típicos de dos fases distintas del embarazo: la primera y la última semana. En el tercer trimestre, la fatiga se debe al peso del útero gestante, al compromiso requerido del organismo de la madre para nutrir y suministrar oxígeno al feto y, a veces, al insomnio o la mala calidad del sueño de la futura madre. En los primeros meses, sin embargo, es una consecuencia de los cambios metabólicos inducidos por las hormonas para preparar el organismo de la mujer para recibir al bebé.

Ganas de orinar

En las primeras semanas de embarazo, se experimenta un aumento en las ganas de orinar, algo que se debe a la acción de la progesterona, que relaja los músculos lisos de la vejiga y la uretra y limita la capacidad de retención de orina .

Estado de humor cambiante

Uno de los primeros síntomas del embarazo es también la presencia de un estado de ánimo cambiante. La mujer experimenta momentos de euforia que de repente dejan lugar a la tristeza, la ansiedad y la irritabilidad. El fenómeno se debe tanto a factores hormonales que afectan el estado de ánimo como a causas psicológicas: una reacción natural al estrés y expectativas de embarazo.

Estreñimiento

La alta concentración de progesterona, responsable de la relajación del tono muscular, también provoca una disminución de la actividad del intestino. Aquí entonces aparece el estreñimiento . Para contrarrestar es recomendable beber mucho, comer buenas cantidades de frutas y verduras y hacer un poco de movimiento: incluso las caminatas simples y regulares son suficientes para estimular la actividad intestinal.

Pruebas de embarazo para saber si estoy embarazada

Si tienes estos síntomas, o algunos de ellos, siempre es bueno que te hagas una prueba de embarazo que podemos comprar en las farmacias, que contienen un reactivo teñido de azul o rosa en contacto con la hormona hCG, la gonadotropina coriónica humana, presente en la orina de la mujer.

En caso de que el resultado no sea claro, se puede recurrir al análisis de sangre beta hCG, que permite medir la concentración en el organismo madre de la gonadotropina coriónica humana, o más bien de una fracción de la misma, beta. La dosificación de sangre, repetida dos o más veces durante las primeras semanas de espera, también permite evaluar el aumento de la concentración de la hormona y verificar el inicio correcto del embarazo.

Cuándo hacerme un test de embarazo

Las pruebas de embarazo que se pueden comprar en la farmacia o en el supermercado, o aquellas basadas en análisis de orina que se pueden hacer en un laboratorio especializado, se basan todas en el mismo principio. De hecho, miden la presencia en la orina de Beta HCG o gonadotropina coriónica humana, una hormona producida por el trofoblasto (el esbozo de la placenta) desde el momento de la implantación del embrión en el útero, es decir, alrededor de 6-7 días. después de la concepción .

Simplemente cuando comienza su producción, la hormona puede ser detectada a los  7-10 días después de la concepción – y después de unos pocos días más se dispone en la orina. Las pruebas de embarazo de última generación pueden detectarse 12-14 días después de la fertilización, es decir, desde el primer día de retraso de la menstruación, o incluso dos o cuatro días antes .

Sin embargo, los expertos señalan que no tiene sentido hacer una prueba tan temprano si la mujer tiene un ciclo muy regular. De lo contrario, es mejor esperar unos días más, para evitar un resultado falso negativo , debido al hecho de que la concentración de hCG en la orina todavía es demasiado baja. . Si la prueba es negativa pero aún piensa que está embarazada y su período no llega, debes repetirla después de unos días.

Para un resultado confiable, es recomendable realizar la prueba de embarazo con la primera orina en la mañana o 4 horas después de la última micción .

Pruebas de embarazo caseras

Por otro lado podemos encontrar varias pruebas de embarazo que se consideran “caseras” y aunque no son nada fiables, podemos aplicarlos por pura curiosidad. Es el caso de la prueba de la pasta de dientes. Este método requiere un vaso de plástico y una pasta de dientes blanca. El procedimiento es simple: hay que poner la pasta de dientes en el fondo del recipiente y verter la orina sobre él; después de unos minutos, si la pasta de dientes se ha vuelto azul o azul claro, puedes comenzar a pensar en estar embarazada.

También podemos hacer una prueba de embarazo con bicarbonato. Lo único que tienes que hacer es coger y echar una cucharada de bicarbonato en un recipiente, agrega un poco de orina y espera unos minutos: si forma mucha espuma puede que estés embarazada, mientras que si la reacción es más suave,t ambién podría interpretarse como un resultado negativode la prueba de embarazo.

Por último, si tienes una botella de vinagre blanco en casa, puedes usarla para experimentar, variando las proporciones de orina y vinagre para ver cómo reacciona la mezcla. Según algunos, se debe formar algo de espuma si el embarazo está en progreso, pero el resultado positivo de la prueba también podría estar indicado por el cambio de color, que debería cambiar a amarillo pajizo o verdoso. Si no pasa nada, el resultado debe considerarse negativo.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías