Escrito por Tendenzias

Trucos para evitar la caída del pelo: por qué se produce

La caída del pelo es algo que no solo afecta a los hombres sino que también son muchas las mujeres que notan como se les cae el cabello de modo especial en determinadas épocas o por motivos concretos. Un problema que suele ser bastante molesto (estéticamente) pero que en la mayoría de casos, tiene solución. Veamos ahora cuáles son los trucos para evitar la caída del pelo: por qué se produce.

Por qué se produce la caída del pelo

Sabemos que los hombres son más propensos a perder el cabello que las mujeres, principalmente debido a la calvicie de patrón masculino que tiene que ver con la génetica, pero el adelgazamiento del cabello y la caída del cabello también son comunes en las mujeres, y no menos desmoralizadores.

Como evitar la caida del cabello

Si has notado que en los últimos meses, semanas o días, tu cabello se cae como nunca antes, las razones pueden variar desde lo simple y temporal como por ejemplo que sufras una deficiencia de vitamina, a lo más complejo, como una condición de salud subyacente.

Es por esto, que en muchos casos, hay formas de tratar la pérdida de cabello tanto masculina como femenina. Todo depende de la causa. Así, será bueno que veamos algunas de la razones comunes y no tan comunes por las que es posible que veas menos pelo en la cabeza últimamente.

Estrés físico

Cualquier tipo de motivo que te genere como estrés (ya sea cirugía, un accidente automovilístico o una enfermedad grave, incluso la gripe), puede causar la pérdida temporal del cabello. Esto puede desencadenar un tipo de pérdida de cabello llamado efluvio telógeno. El cabello tiene un ciclo de vida programado: una fase de crecimiento, fase de descanso y fase de eliminación. Entonces, cuando sucede que sufrimos un evento realmente estresante, puede afectar el ciclo del cabello, llevando más cabello hacia la fase de desprendimiento. La pérdida de cabello a menudo se nota de tres a seis meses después de comenzar de sufrir estrés.

Lo que debes hacer es tratar ese estrés pero claro dependerá de cuál sea el motivo o si necesitas ayuda médica.

El embarazo

El embarazo es un ejemplo del tipo de estrés físico que puede causar pérdida de cabello (eso y el hecho de que las hormonas se “revoluciona”). La pérdida de cabello relacionada con el embarazo se nota con más frecuencia después de haber dado a luz a tu bebé en lugar de hacerlo durante el embarazo, y el motivo principal sería como no, que el hecho en sí de tener un bebé resulta una etapa de lo más estresante.

Si has estado embarazada y experimentas pérdida de cabello, puede estar seguro de que tu cabello volverá a crecer en un par de meses.

Demasiada vitamina A

Exagerar los suplementos o medicamentos que contienen vitamina A puede desencadenar la pérdida de cabello. Por norma general, el valor diario de la vitamina A es de 5000 Unidades Internacionales (UI) por día para adultos y niños mayores de 4 años; si tenemos en cuenta que los suplementos pueden contener de 2.500 a 10.000 UI, puede que acabemos sufriendo de un exceso y con ello el cabello se va a debiltar y caer. Lo que tenemos que hacer es eliminar ese exceso de Vitamina A.

Falta de proteínas

Si no recibes suficientes proteína en su dieta, tu cuerpo puede racionar la proteína al cerrar el crecimiento del cabello. Esto puede ocurrir unos dos o tres meses después de una caída en la ingesta de proteínas.

Por ello, lo mejor es que busques proteínas en carnes, pescados y huevos de modo que puedas recuperar la falta de estas. Si no comes carne, puedes encontrar también proteínas en verduras o vegetales como judías, la judía verde o también frutos secos como las nueces o con la ingesta de quinoa.

Caida del cabello

Hormonas femeninas

Del mismo modo que los cambios en las hormonas del embarazo pueden causar pérdida de cabello, también puede que perdáis pelo si tomáis píldoras anticonceptivas. Esto también puede causar efluvio telógeno, y puede ser más probable si tienes antecedentes familiares de pérdida de cabello. El cambio en el equilibrio hormonal que ocurre en la menopausia también puede tener el mismo resultado.

La solución aquí sería hablar con tu médico sobre otros tipos de anticonceptivos o para que te de algún tipo de suplemento en el caso de estar con la menopausia.

Anemia

Casi una de cada 10 mujeres de entre 20 y 49 años sufre de anemia debido a una deficiencia de hierro (el tipo más común de anemia), que es una causa fácil de pérdida de cabello. Tu médico tendrá que hacerte un análisis de sangre para determinar con seguridad si tienes este tipo de anemia.

Por ello, un simple suplemento de hierro debería corregir el problema. Además de la pérdida de cabello, otros síntomas de la anemia incluyen fatiga, dolor de cabeza, mareos, piel pálida y manos y pies fríos.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es el término médico para definir que tenemos una glándula tiroides poco activa. Esta pequeña glándula ubicada en tu cuello produce hormonas que son críticas para el metabolismo, así como para el crecimiento y el desarrollo y, cuando no bombea suficientes hormonas, puede contribuir a la pérdida del cabello. Tu médico puede hacer pruebas para determinar la causa real

La solución será que nos receten medicamentos sintéticos para la tiroides que se encargarán del problema. Una vez que tus niveles de tiroides vuelvan a la normalidad, también lo hará tu cabello.

Pérdida de peso

La pérdida repentina de peso es una forma de trauma físico que puede provocar el adelgazamiento del cabello. Esto podría suceder incluso si la pérdida de peso es algo bueno para ti. Es posible que la pérdida de peso por sí misma estrese a tu cuerpo o que no comer bien pueda ocasionar deficiencias de vitaminas o minerales. La pérdida de cabello junto con la pérdida notable de peso también puede ser un signo de un trastorno alimentario como la anorexia o la bulimia.

Envejecimiento

No es raro ver como la pérdida de cabello o el adelgazamiento del cabello en las mujeres a medida que entran en sus 50 y 60 años. Es algo inevitable, pero lo cierto es que podemos aplicar remedios que nos permitan fortalecer el pelo y que ayuden a no perder tanta cantidad de pelo.

De hecho para todos los problemas enumerados por los cuáles perdemos cabellos, y otros, podemos aplicar una serie de remedios y trucos que os explicamos a continuación:

Trucos para evitar la caída del pelo

A continuación, os damos hay diez consejos o trucos esenciales que han probado ser eficientes a la horade poder frenar la caída del cabello.

Como podemos evitar la caida del cabello

1. Obtener un filtro de agua

Considere instalar un filtro de agua en tu ducha. Esto elimina el cloro, los metales pesados y ciertas bacterias que causan la pérdida y rotura del cabello.

2. No lavar el cabello a menudo

Lavarse el cabello ayuda a prevenir la caída del cabello, ya que mantiene el cabello y el cuero cabelludo, y evita las posibilidades de infecciones que podrían causar la pérdida del cabello. Sin embargo, no te laves el cabello con demasiada frecuencia porque el champú puede despojar al cabello de sus aceites naturales: hazlo una vez a la semana como máximo. Si tu cabello se pone muy grasoso, usa un champú seco en su lugar.

Cuando llegue el día en el que tengas que lavar el pelo, será un buen momento para hacer un tratamiento capilar. Ya sea que utilices un suero, mascarilla para el cabello o aceites naturales, masajea el tratamiento sobre tu cuero cabelludo y déjalo en un moño todo el día antes de lavarlo.

3. Cambia la forma en que lavas tu cabello

Cuando laves tu cabello, trata de lavar el cuero cabelludo solamente y evita lavar los extremos. Al enjuagar el champú, los extremos se limpiarán solos. De esta manera evitarás que se enrede tu cabello, por lo que no tendrás que cepillarlo tanto.

4. No cepilles tu cabello a menudo

Evita cepillarte el cabello mojado y frotarlo con una toalla. Deja que se seque al aire, o sécalo hasta el punto de humedad y déjalo secar de manera natural a partir de aquí. Usa un buen cepillo para el cabello: la forma en que cepillas puede tener un gran impacto en tu condición. Elige un cepillo suave hecho de fibras naturales y sea suave.

5. Hacer tratamientos de aceite regularmente

Los aceites naturales como el argán, el coco, la macadamia y la almendra son ricas en ácidos y vitaminas que pueden ayudar a que el cabello seco, rizado y rebelde sea más suave, brillante y manejable. También reduce la rotura y acelera el crecimiento del cabello. Calienta el aceite natural para que esté caliente, pero no demasiado . Deja que se enfríe por un momento, luego masajea suavemente en tu cuero cabelludo. Ponte una gorra de baño y déjala puesta durante una hora, luego lava con champú y deja secar al aire.

Evitar la caida del cabello

6. Come alimentos ricos en proteínas

Como ya hemos dicho, comer carnes magras, pescado, soja y otras proteínas puede ayudar a reducir la pérdida de cabello. Muchos alimentos ricos en proteínas también contienen vitamina B-12, que es ideal para tu cabello.

7. Toma suplementos para el cabello

Si tu ingesta de proteínas y hierro no es suficiente, los suplementos lo estimularán. Los suplementos recomendados son aceite de pescado Biotin, Viviscal y Omega-3.

8. Deja de usar calor en tu cabello

Limita el uso de secadores de pelo, planchas y planchas rizadoras, ya que el calor debilita las proteínas del cabello. El calentamiento y el secado constantes pueden provocar fragilidad que pueden causar pérdida de cabello. Sécalo naturalmente más a menudo que con calor.

9. Deja de teñir tu cabello

Colorear el cabello, especialmente el blanqueamiento, hace que sea más difícil detener la caída del cabello. El blanqueamiento elimina el pigmento natural debido a sus productos químicos. Al hacer esto, estás cambiando la estructura de tu cabello y haciéndolo más vulnerable al daño y en definitiva, a que se caiga.

10. Bebe mucha agua

Beber mucha agua (dos litros al día/ ocho vasos), puede ser la clave para mantenerte hidratada, tener una piel más luminosa y cuidada, y como no, que el cabello esté sano y saludable además de más fuerte, de modo que evitarás la caída.

Artículo de interés:

Blogmujeres.com

Newsletter