Escrito por

Cáncer de mama: factores de riesgo y prevención

Afortunadamente cada vez más personas consiguen curarse y llevar una buena calidad de vida, pero la prevención y el tratamiento a tiempo son fundamentales. Te contamos acerca del Cáncer de mama: factores de riesgo y prevención.

Factores de riesgo del cáncer de mama

prevencion-del-cancer-de-mama2

El número de mujeres (y de hombres) que padecen un cáncer de mama es cada vez más creciente. Afortunadamente, los avances en medicina han permitido que también hayamos conseguido tratamientos muchos más avanzados que permiten frenar el avance de los tumores y, en muchos casos, eliminarlos por completo. Eso sí, el tiempo es oro y la prevención siempre será la mejor opción.

Para empezar, te diremos que el tumor mamario no es una  exclusivo de la mujer, sino que también hay varones que tienen la enfermedad. Aunque es cierto, que los factores hormonales exponen a ello más a la mujer que al hombre, sin embargo, se recomienda que ambos sexos revisen su cuerpo para controlar cualquier cambio que se produzca en sus senos o cualquier otra parte de su anatomía.

Especial precaución deben tomar aquellas personas que presentan alguno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama. A continuación, te mostramos cuáles son estos factores.

La edad

La mayoría de los tumores mamarios se diagnostican en mujeres mayores de 40 años, por lo que a partir de esta edad es muy importante acudir a revisiones ginecológicas anuales o semestrales y realizarse controles para asegurar que las mamas no experimentan ninguna anomalía.

prevencion-del-cancer-de-mama3

Pero esto no significa que las mujeres más jóvenes no deban cuidarse, pues también hay muchos casos de mujeres de menos de esta edad e incluso muy jóvenes que tienen cáncer. Tenemos que acostumbrarnos a explorar nuestros senos y estar atentas a cualquier bulto, cambios en la tonalidad de la piel, dolor, secreción, o en definitiva, cualquier alteración que aparezca y antes no estuviera.

Por supuesto, la visita al ginecólogo tanto si se está en edad fértil como si ya hemos pasado la menopausia también es obligatoria, al menos una vez al año.

Aprende sobre la menopausia:

Mutaciones genéticas

Hay mujeres que han heredado determinados cambios en sus genes. En estos casos, hay mayor riesgo de padecer algunos tipos de cánceres, entre ellos, el de mama y el de ovarios.

Inicio y fin de la menstruación

Las mujeres que han tenido su primera menstruación antes de los 12 años y que han vivido la menopausia después de los 55 años tienen mayor peligro de cáncer mamario. Esto es debido a que su cuerpo ha estado soportando una gran carga hormonal durante mucho tiempo.

Mamas muy densas

El problema de las mamas muy densas es que dificultan la exploración y, con ello, la detección de bultos. Tampoco en la mamografía es fácil identificar bultos cuando hay mucha densidad. Además, las mamas densas son debidas a que tienen mucho tejido adiposo. El tejido sufre cambios a lo largo de nuestra vida y, a más tejidos, más cambios lo cual implica también cambios celulares. Recordemos que el cáncer aparece debido a mutaciones en las células que las hacen dividirse sin control.

Antecedentes de cáncer o enfermedades

prevencion-del-cancer-de-mama4

El cáncer es hereditario. Si en tu familia hay casos de cáncer, las revisiones médicas han de ser más frecuentes y obligatorias. Si tú misma ya pasaste por la enfermedad, tienes más riesgo de que esta vuelva a aparecer.

Por otro lado, existen otras enfermedades que afectan al seno que, si bien no son enfermedades graves, sí que exponen a la mama a que desarrolle un cáncer. Por ejemplo, hiperplasia atípica, carcinoma lobulillar in situ.

Haber sido sometida a radioterapia

Hay enfermedades que requieren tratamiento con radioterapia aunque no sean cancerosos. Es el caso, por ejemplo, de males como el linfoma de Hodgkin. En estos casos, la paciente tiene mayor riesgo de desarrollar un tumor mamario en el futuro.

Ciertos medicamentos

El consumo de algunos fármacos también aumenta el riesgo de cáncer.

El sedentarismo

Tener malos hábitos de vida expone a sufrir enfermedades de todo tipo, entre ellas, el cáncer.

El sobrepeso

La obesidad es un problema generalizado que da lugar a muchas enfermedades diversas, incluyendo el cáncer.

El consumo de hormonas

Los tratamientos con estrógenos y progesterona, si son prolongados, aumentan el riesgo de cáncer.

Anticonceptivos y hormonas:

Embarazo tardío o no haber tenido hijos

Las mujeres que son madres después de los 30 años, o aquellas mujeres que no han dado de mamar o no han tenido hijos, también están más expuestas al cáncer.

Consumo de alcohol

Tomar bebidas alcohólicas aumenta el peligro de cáncer en proporción a la cantidad de alcohol se consuma.

La alimentación

Ciertos tipos de alimentos y privar al organismo de nutrientes esenciales también perjudica a la salud dejando al cuerpo más débil ante la aparición de enfermedades o afectando a las células. Hay alimentos que contienen sustancias que pueden generar cáncer.

Fumar

No es ninguna novedad que el tabaco es cancerígeno.

Aparte de estos factores, existen otros que también podrían repercutir en la aparición de tumores, como por ejemplo, exponerse a sustancias químicas o incluso tener el ritmo circadiano alterado lo cual también repercute en las hormonas. Esto último es típico de las personas que trabajan de noche y duermen de día.

¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

prevencion-del-cancer-de-mama5

Se puede minimizar el riesgo de sufrir un cáncer de mama. Hay algunos factores de riesgo que podemos evitar, sin embargo, también existen otros factores desencadenantes del cáncer que no dependen de nosotros.

En personas que tienen un riesgo muy alto de desarrollar cáncer, se puede plantear como opción la mastectomía preventiva. Consiste en la extirpación de una o las dos mamas. Con esta operación, el riesgo de sufrir cáncer de seno se reducen en un 95%.

Prevención del cáncer de mama

La mejor prevención del cáncer de mama es la autoexploración. Acostumbrarse a explorar las mamas con frecuencia, por ejemplo, una vez por semana, permitirá detectar cualquier cambio y atacar el problema en cuanto aparezca. Si un tumor se extirpa en sus inicios, las probabilidades de recuperación serán mucho más altas.

También es importante cuidar la alimentación. Evitar el alcohol, el tabaco y los tóxicos. O reemplazar los alimentos procesados por el consumo de alimentos saludables, dando prioridad también a aquellos alimentos que son antioxidantes.

prevencion-del-cancer-de-mama6

También necesitamos incluir fibra en nuestra dieta, porque la fibra limpia el organismo de desechos, al igual que hace el agua.

La manera cocinar los alimentos también puede ser perjudicial. Cuanto más frescos los consumamos, mejor. Evita aquellas técnicas de cocinado que aporten mucha grasa o que dejen los alimentos carbonizados. La carne muy hecha, las patatas fritas y otros alimentos que tomamos a menudo, tienen sustancias que son perjudiciales y causan daño celular.

En paralelo a la alimentación, hay que evitar la sobrepeso y la obesidad y mantener una vida activa realizando actividad física.

Por otro lado, el estrés, es un factor muy dañino para la salud y hay estudios que relacionan el estrés y la depresión con el desarrollo de distintos tipos de cáncer.

 Te puede interesar:

Galería de imágenes Cáncer de mama: factores de riesgo y prevención: