Escrito por Tendenzias

Cambio de rutinas de verano, ¿cómo afecta a padres y niños?

Cuando llega el verano las rutinas cambian por otras y si tenemos niños los hábitos adquiridos durante el periodo escolar desaparecen cambiándolos por otros distintos.

bebe-verano_thumb.jpg

Generalmente en verano los niños no siguen un horario tan estricto, ya que al no tener que madrugar para asistir a la guardería o el colegio, se encuentran más descansados y empiezan a modificar sus hábitos de sueño. Lo mismo ocurre con los adultos que aunque sigamos con nuestra rutina de trabajo, al final tenemos que amoldarnos a los requerimientos de los más pequeños.

Existen trucos para que cuando llegue la noche los niños cojan la cama con gusto y no nos alteren nuestro ritmo de sueño. Lo ideal es que no se levanten muy tarde, es cierto que están de vacaciones y tienen su derecho de empezar un poco más tarde el día, pero si les hacemos ver que adelantar la hora de despertarse implica poder realizar más actividades a lo largo del día, estar más rato en la piscina, disfrutar más de la compañía de los amigos…, podremos convencerlos.

Después es importante que estén ocupados a lo largo de toda la jornada con actividades que les inciten a moverse. Acudir a la piscina es una buena alternativa, pues en este entorno no paran de moverse y hacer ejercicio. También se puede planificar alguna que otra actividad deportiva como jugar al fútbol, al baloncesto, caminar, montar en bici…, pero siempre a primera hora de la mañana o en el último momento del día, cuando las temperaturas permiten  desarrollar estas actividades sin riesgo de sufrir insolaciones.

homeopatia

Y con todo, todavía hay tiempo para el descanso o para hacer otras cosas como jugar a los videojuegos, pero siempre con moderación y limitando el tiempo de estas actividades, sobre todo, si vemos que nuestros hijos se “enganchan” con facilidad a este tipo de juegos.

En cuanto a los padres, es probable que la nueva circunstancia nos altere también nuestros hábitos y por la noche lo tengamos más complicado para dormir. El calor, más ese estado de alteración en el que se pueden encontrar nuestros hijos, pueden provocar problemas de insomnio y dificultad a la hora de conciliar el sueño. En estos casos, podemos recurrir a alternativas como Sedatif, un medicamento homeopático que al no tener efectos secundarios ni presentar interacciones con otros fármacos, se convierte en buena opción si tenemos problemas para dormir. Aunque lo ideal es dejar de lado las preocupaciones y tratar de relajarse para poder cerrar los ojos y ponerse a soñar.

Blogmujeres.com

Newsletter