Agua micelar casera: receta sencilla fácil de hacer en casa

El agua micelar es un revolucionario producto de higiene y belleza, también conocido con el nombre de agua de limpieza micelar, que en los últimos años se ha convertido en una opción excelente para limpiar la piel sin irritarla o resecarla. De hecho, es tan efectiva y útil que después de aplicarla no es necesario enjuagarte la piel para eliminarla: puedes dejarla perfectamente ahí, sin causar ningún tipo de problema, gracias a que no solo actúa como un maravilloso limpiador. ¿Sabías que también es humectante y ayuda a hidratar la piel de forma natural y efectiva?. Se convierte, en definitiva, en una opción única para disfrutar de una piel lo más limpia y saludable posible, de manera que debería situarse en una posición de importancia en tu rutina diaria.

Agua micelar casera

El agua micelar se convierte en una maravillosa combinación de agua purificada, ingredientes con cualidades hidratantes (como la glicerina), y concentraciones bajas de surfactantes extremadamente suaves. Y podría funcionar perfectamente como si de un producto de limpieza más se tratara.

Concretamente, el agua micelar es un líquido de apariencia similar al agua, que contiene micelas, las cuales son pequeñas bolitas de moléculas capaces de atraer tanto la suciedad como el aceite, motivo por el cual puede extraer impurezas presentes en la piel, pero sin resecarla. Es similar al agua, con una viscosidad similar, pero cuando te la pones por primera vez en los dedos y la tocas, te percatas de que, en realidad, tu textura es algo diferente.

¿Y en qué consisten las micelas? Son pequeñas partículas de aceite suspendidas en agua,. Por este motivo se convierte en un excelente desmaquillante.

Precisamente a que es por lo general económico y a que se comercializa como el producto de belleza para viajes perfecto, que puedes llevar fácilmente de un lado para el otro cuando estás de vacaciones o cuando simplemente vas a salir a la calle, en los últimos años ha revolucionado el sector de la belleza y la cosmética.

Y es que de acuerdo a la mayoría de expertos, el agua micelar actúa como limpiador facial, desmaquillante y humectante. Efectivamente, ¡todo en uno!. Además, no contiene alcohol, por lo que a diferencia de otros productos o lociones desmaquillantes, cuando te la aplicas sobre la piel nunca te picará. Al contrario, en lugar de irritarla o resecarla, disfrutarás de una piel muchísimo más suave, luminosa y limpia.

Además, es tremendamente fácil de utilizar. Basta con aplicarte un poco de agua micelar en una bolita de algodón, y aplicártelo con suavidad por el rostro (o en las zonas de la piel donde, por ejemplo, desees retirar el maquillaje), dejando actuar durante algunos minutos para que el producto pueda absorber más fácilmente la suciedad. Y para usarlo como desmaquillante, solo tienes que ponerlo en una bola de algodón y presionarlo sobre la cara, sin frotarla. El maquillaje, la suciedad y el aceite se sentirán atraídos por los aceites presentes en el agua micelar, mientras que el agua y los extractos que contienen la hidratarán y nutrirán.

El agua micelar es ideal para la piel

Eso sí, debes tener en cuenta algo fundamental: el agua micelar puede no ser tan efectiva con el maquillaje con bases pesadas, o el maquillaje para los ojos (como podría ser el caso del rímel resistente al agua). Si es así, lo mejor es utilizar un desmaquillador por separado primero, y luego aplicarte -si lo deseas- un poco de agua micelar para tener una cara fresca.

Lo mismo ocurriría con la piel grasa, puesto que, según parece, este producto no limpia de forma tan efectiva como lo haría con otros tipos de pieles. En caso de ser así, tanto si tienes la piel grasa como si eres propensa al acné, lo mejor es combinar el uso del agua micelar con un limpiador facial tradicional.

No te pierdas: 7 errores que debemos evitar al lavarnos la cara

Cómo hacer agua micelar casera

Ingredientes:

  • 50 g de agua destilada
  • 20 g de hidrosol de rosa (destilado puro)
  • 20 g de hamamelis con áloe vera
  • 5 g de glicerina vegetal
  • 3 g de aceite de argán
  • 0.4 g de aceite esencial de geranio

Cómo hacerlo:

  1. Mide todos los ingredientes y asegúrate que están en las cantidades exactas.
  2. Luego ponlos en una botellita de vidrio de 100 ml. Cierra la botella y agítala bien, para que todos los ingredientes se integren o se combinen bien.

Cómo aplicártelo:

Es tan sencillo como poner un poco de este agua micelar casero sobre una bolita o almohadilla de algodón, y aplícatelo sobre el rostro, sin frotar.

También te puede interesar