Escrito por

Perdonar para sanarse

perdon

El poder curativo del perdón es inmenso y más poderoso de lo que te puedes imaginar. Lo que la mayoría de la gente no entiende es que cuando perdonamos, pero de verdad, se produce una gran liberación, la liberación de energías negativas que mantienes atrapadas en tus emociones y, que con el simple hecho del perdón se liberan para dar cabida a nuevas y mejores emociones.

El perdón es la clave de la libertad, de esa libertad auténtica que todos ansiamos y buscamos a lo largo de nuestras vidas. Es verdad que hay situaciones complicadas y duras en la vida en las que el sólo hecho de perdonar es casi imposible, pero el perdón no significa traicionar tus principios o permitir a cualquier persona que vuelva a dañarte en la forma que ha sido. No se trata de eso.

El real sentido del acto de perdonar es soltar las ataduras a hechos, personas, situaciones o comportamientos que son dolorosos para ti, aprender lo que sea de ellos y seguir con tu vida.

Cuando decidimos perdonar, el perdón viene a nosotros… esa es la magia

Cuando comenzamos el proceso del perdón, porque es un proceso, es necesario un trabajo interno, debemos comenzar por reconocer qué es lo que debemos perdonar y a quien; una ex pareja, a los padres, a la vida, a un hijo. O a todos en conjunto. Es muy importante reconocer esto, para continuar con el proceso del perdón.

Luego debemos hacernos preguntas y respondernos honestamente, sobreponiéndonos a la pena o el enfado que sentimos, mirando por debajo de nuestras emociones para encontrar las raíces de los que nos provoca dolor. Y hacerlo de forma amable, con la mente y el corazón abiertos, no buscando los argumentos para no perdonar, sino que todo lo contrario, encontrando los argumentos que hacen necesario nuestro perdón para sanarnos y usar esas valiosas energías en continuar viviendo de mejor forma que lo hacíamos.

El trabajo del perdón no es fácil, pero tampoco imposible, sólo requiere de un poco de esfuerzo y voluntad por tu parte. Y lo más importante es entender que el perdón es necesario para ti, no para otra persona, es necesario para que tú te sanes, te renueves y vuelvas a vivir.

No lo olvides cuando decidas perdonar, el perdón vendrá a ti.

Foto: Flickr