-    Escrito por venus

Niños mitómanos

nenefondo.jpg

Muchas veces se tilda a los niños de mitómanos (que mienten permanentemente), pero cuidado, hay que saber distinguirlas.
Las mentiras, cuando no son excesivamente frecuentes, pueden considerarse como una etapa normal de su desarrollo.

Otro es el caso de los niños que  nunca dicen nada que tenga que ver con la verdad.

En este caso, las mentiras podrían hablarnos de un trastorno importante que vale la pena analizar.

¿A qué se debe y cómo debemos actuar frente a ellas?

Los niños pequeños,  tienen una imaginación muy grande y les gusta contar cuentos e inventar historias que sólo ocurren en su cabecita; estas mentiras serían de un juego inocente, realizado sin malicia, ya que aún no es consciente de lo que es real o imaginario.

Son mentiras quepermiten estimular la fantasía del niño y mejorar su capacidad para el lenguaje

Cuando va creciendo y va teniendo mayor conciencia de la realidad, los motivos por los que miente son diferentes; sus mentiras se vuelven más deliberadas, y a veces  puede mentir por miedo, para evitar un castigo o  para obtener un beneficio, para llamar la atención e, incluso, por imitación.

Pero cuidado, porque a veces, las mismas pueden esconder un problema emocional, sobre todo, si se dan con mucha frecuencia. Por eso se aconseja hablar con el niño, para que entienda  la causa real de sus mentiras y evitar que el problema se agrave.
En primer lugar hay que tratar de entender las razones por las que un niño miente e intentar inculcarle la importancia de decir la verdad.No hay que jamás dejarlos en ridículo y hablar siempre en privado.
Hay que hacerles entender pero demostrarles con el ejemplo.
En caso que las mentiras se tornen permanentes, y que hablándole no consigas que cambie su parecer, te recomendamos que consultes a un especialista, porque podría ser un trastorno que sólo él te podrá ayudar.