Escrito por

Miedo a la intimidad

Realmente son muchas las personas que tienen miedo a la intimidad, más de las que nos imaginamos y en muchos casos lo habremos comprobado con alguna de nuestras parejas.

Las personas que tienen miedo a la intimidad suelen escoger a personas como pareja que se encuentran lejos, lo que evita verlos a diario, un contacto real en distintos aspectos de la vida.

Cuando hablo de relaciones a distancia, no me refiero a esas personas que de repente han encontrado al amor de su vida en otra ciudad o país, sino a aquellas personas que tienen por sistema tener relaciones a distancia.

El miedo a la intimidad consiste en un “no dejarse ver”, no darse a conocer realmente, mantenerte en la distancia y poner una barrera en algún aspecto de tu vida. Puede que el sexo sea maravilloso pero no puedes hablar de sentimientos, o viceversa.

Posibles causas del miedo a la intimidad

Sus experiencias familiares no han sido las adecuadas, pueden haber pertenecido a familias en las que los límites se violaban constantemente, por lo que su única defensa era poner una barrera.

Muchas personas no han tenido una verdadera conexión a todos los niveles (físico y emocional) con otra persona y el hecho de enfrentarse a algo nuevo o desconocido, aunque pueda parecer maravilloso, genera ansiedad y ganas de huir.

Cuando tienes una relación de verdadera intimidad las barreras personales, las actuales y las de la infancia, han de caer frente a la otra persona. Te conviertes en alguien vulnerable para tu pareja, conoce todo de ti, lo que te dolió y lo que aún te duele, lo que te hace feliz, tus ilusiones y añoranzas. Esa vulnerabilidad y dependencia puede asustar.

Tú mismo te enfrentas a ti mismo, a la profundidad de tu ser y de tu historia. Hay muchas personas que deciden no pasar por esta situación y mantener constantemente relaciones superficiales.

Una relación de intimidad puede verse como una amenaza en lugar de un verdadero apoyo y un nivel más alto en una relación.

Es como la frase que dice “las parejas van y vienen, los amigos se van” Puedes tener una relación de intimidad con un amigo en quien confías todo, y sin embargo en una relación sentimental la intimidad es inexistente.

Realmente, el miedo a la intimidad puede ser un problema importante en cualquier relación. Uno debe saber qué es lo que quiere y ver con claridad a la persona que tiene como pareja, sus debilidades y sus fortalezas.

Amar con los ojos cerrados no es verdaderamente amar, porque sólo amas a lo que esperas que sea y no a quien es.

loadInifniteAdd(44636);

La mejor solución es la comunicación, hablarlas para que ninguna de las dos partes se cree falsas expectativas o para que juntos encuentren un camino conjunto.

Aprender a poner unos límites saludables es algo necesario, porque cuando tienes miedo a la intimidad y la otra persona no viola esos límites, la confianza en ella incrementa y un acercamiento más íntimo es posible.

Os recomiendo ver el vídeo que aquí os dejo, palabras sabias y directas del corazón.

Imágenes: psicologosperu.blogspot.com, chicasactuales.blogspot.com