Escrito por

Mantenga viva la llama

pareja

En una sociedad en la que todo es desechable, una sociedad en la que las mujeres de hoy que tienen entre 30 y 40 años fueron educadas bajo el esquema de la independencia, la inclusión y éxito en el mercado laboral y la maternidad perfecta, nos encontramos cada vez más con que según las últimas estadísticas más del 40% de las parejas se separaron o divorciaron en el último año.

Cuando una pareja comienza un proyecto de vida en teoría se ponen todas las ilusiones y esperanzas en que sea “para toda la vida”, debéramos al igual que en nuestro trabajo, negocio o rol maternal , poner todo de nuestra parte para que así fuera.

El ritmo de vida actual hace cada vez más habitual el hecho de que las parejas comiencen a sufrir pasados los cinco primeros años de relación lo que se conoce como “pérdida del deseo sexual“.

Si bien esta no es una razón determinante en un divorcio o separación, si tiene un peso específico en todo lo relacionado con la pareja, se pierde la confianza, el compromiso, se da paso a la infidelidad y de ahí a la ruptura va un paso.

Analicemos los siguientes puntos:

Lo más importante y más difícil a la vez es intentar ser abierto con la pareja en cuanto a las necesidades sexuale. Exprese de manera clara lo que le hace sentir bien y qué no. Abra un canal de comunicación básico para el éxito en la vida sexual y recuerde, que él es su compañero, la persona que usted eligió y a la que más permiso debiéramos darle para conocernos a fondo.

Durante la menopausia y la madurez, a muchas mujeres les disminuye la energía. Para ellas, resulta muy beneficioso ver esta etapa como un cambio natural en la vida, en el que se abren nuevos caminos para experiencias diferentes a las ya vividas.

Pero no podemos olvidarnos que para los hombres no es así, por lo que debemos hacer todo lo posible para que él esté al tanto de esta situación y la vea como algo pasajero producto de cambios hormonales y físicos en lugar de hacerle sentir que ya no estamos interesadas.

Algunos tratamientos médicos disminuyen el deseo, revise lo que está tomando y consulte a su especialista sobre sus posibles efectos y alternativas.

El ejercicio regula es una manera segura de aumentar la energía y la atracción mutua: sea constante y notará los cambios.

Por último recuerden dedicar un tiempo a rememorar momentos, imágenes o videos de su primera etapa permitiéndose sentir nuevamente aquellas emociones que llevaron a ambos a iniciar una vida en común entre las que sin duda se encontraba el deseo sexual.