Escrito por

Desarrollando la inteligencia de tu hijo: aprendizaje temprano

nino-leyendo.bmp

Una serie de investigaciones, ha demostrado que la estimulación  durante los tres primeros años, ayuda a desarrollar las capacidades de los niños.
Es recomendable entonces, que todo niño crezca rodeado de variados estímulos sensoriales y psicomotrices.
La capacidad del niño para aprender, la trae al nacer.
Según Doman-Delacato, un niño a los seis años, ya ha aprendido a :

  •  entender el lenguaje oral
  •  leer el lenguaje escrito
  •  reconocer un objeto mediante el tacto
  •  caminar erguido en patrón cruzado
  •  hablar un lenguaje abstracto, simbólico y convencional
  •  escribir este lenguaje

La importancia de estas seis funciones,es que son el fundamento y la base de todos los aprendizajes posteriores.

El niño ya nace con el número de neuronas del que dispondrá toda la vida. Pero una neurona, por sí sola, sirve para muy poco. De hecho, mueren miles de ellas diariamente y no pasa nada. Lo verdaderamente poderoso son los circuitos neuronales que se van formando mediante la estimulación que el cerebro recibe a través de los sentidos y del movimiento. El conjunto de circuitos constituyen una poderosa red que, junto a la mielina que recubre las dendritas y los axones para que la información viaje por las vías nerviosas con rapidez, hace que el cerebro pase de pesar 340 gramos en el recién nacido a 970 a los 12 meses, 1250 a los 6 años. Es decir, se multiplica su peso casi por cuatro.
nenefondo.jpg
Todo esto nos conduce a lo más importante para el aprendizaje temprano: estos circuitos neurológicos sólo alcanzan la plenitud si, a través de los sentidos y del movimiento, llegan estímulos al cerebro en esta etapa de la vida de la persona. Y lo más importante: estas funciones humanas superiores sólo pueden llegar a su máximo potencial, si se conceden al niño oportunidades de aprendizaje, durante estos primeros años de especial desarrollo neurológico.

Los niños con más posibilidades de éxito a lo largo de la historia han sido aquellos que en su casa han tenido un ambiente culturalmente rico, y sus padres, especialmente las madres, guiadas por su amor y su sentido común, han valorado la cultura y han dado oportunidades a sus hijos, desde el primer día, para tocar, ver, oír y moverse.

Debemos buscar información y formarnos sobre cómo aprovechar el escaso tiempo de que disponemos los padres para nuestros hijos en la sociedad actual.

Las técnicas y métodos de aprendizaje temprano ofrecen a los padres esta valiosa información para que disfrutemos y nos divirtamos con nuestros hijos y, además, para que éstos alcancen las herramientas suficientes que les permitan, cuando sean adultos, elegir aquello que quieran ser.

Vía: Solo hijos