Escrito por

Cuáles son las zonas erógenas

beso.JPG

Para excitar a un hombre o una mujer, no debes ir directo a sus zonas más privadas, sino recorrer sus zonas erógenas.

¿Qué son las zonas erógenas?

Según Sigmund Freud nuestra sexualidad no puede enfocarse en nuestros genitales, sino más bien en la sensualidad y en la estimulación de muchas partes del cuerpo. Existen determinados lugares del cuerpo con mayor presencia de terminaciones nerviosas.
Cada persona tiene más o menos la misma distribución de terminaciones, pero no todo el mundo responde de la misma forma a la estimulación en una zona en particular o al tipo de estimulación.

En los labios y en la boca existen muchas terminaciones nerviosas y un apasionado beso es el mejor camino para expresar el deseo.
Párpados de los ojos. La delgada capa de piel que recubre los ojos es sumamente sensible. Además, con los ojos cerrados un beso puede resultar mucho más íntimo y seductor.
Oído y lóbulo de la oreja. Los oídos pueden ser muy sensuales debido al manojo de terminaciones nerviosas que poseen, lo mismo sucede con el lóbulo de la oreja. Este lugar tiene la particularidad de despertar el deseo cuando recibe un mordisco o un soplido suave. Algunas personas también experimentan placer en el canal auditivo, aunque debido a que es una zona muy delicada, hay que hacerlo con extrema suavidad.
Nariz. Frotarse las narices puede resultar un gesto excitante para ambas partes. Lo mismo si ambos se olfatean, puede conducirlos a una pasión animal.
Mente. Fantasear y hablarle seductoramente a la pareja puede aumentar también la excitación.
Cuero cabelludo. Al deslizar los dedos a través del cuero cabelludo, se liberan endorfinas, consideradas como las hormonas del placer.
Cuello. Es un área muy sensible, especialmente en la zona de la nuca y en la región de abajo del cabello.
Muñecas. Hay una razón por la que las mujeres se perfuman esta zona: las muñecas son el lugar donde se toma el pulso. Los puntos del pulso son clave porque es allí donde se puede medir el ritmo del corazón, por lo que si besas o aprietas esta zona, prácticamente tendrás acceso directo al corazón.
Manos y pies. A través de la reflexología, tan popular en este último tiempo, podemos saber que hay algunos puntos en los que si se ejerce presión podemos generar relajación y mejorar la salud. Aparentemente,  en diferentes regiones de los pies y las manos se reflejan varios órganos y sistemas del cuerpo.
Estómago. Las caricias a lo largo y ancho de esta zona pueden encender tanto a hombres como a mujeres. Pero sobre todo, si se estimula un punto en especial, justo sobre la zona genital de los hombres. En muchos casos, si se presiona en este punto, se puede provocar una erección.
Espalda y hombros. Para que el masaje sea más erótico, focaliza en la parte inferior de la espalda. De esta manera, aumentará el flujo sanguíneo a la región pélvica.
Parte interior del muslo. Debido a que se encuentra muy cerca de la zona genital, las caricias en esta zona aumentan notablemente la excitación, en especial si las manos se acercan y alejan de los genitales.
Detrás de las rodillas. En su parte posterior las rodillas poseen una capa de piel extremadamente delgada, lo que genera que los nervios estén muy cerca de la superficie. Esto causa mucha sensibilidad.

Vía: Univision