Escrito por

Cremas y productos para el cuidado de tu cara

cremas

Sólo el hecho que tu cara se vea limpia no significa que estás haciendo lo suficiente o lo más adecuado para esta delicada parte de tu cuerpo. Ten en cuenta estos consejos para que tu rostro además de lucir radiante, reciba el cuidado adecuado y la atención que necesita.

Lo primero que debes saber es qué tipo de piel es la tuya, todas las mujeres son distintas una de otras y la piel no es la excepción y el hecho que un producto que te recomienda una amiga por que le va bien no es garantía que a ti te funcionará de la misma manera.

Las pieles –a grandes rasgos- se pueden clasificar en sensibles, secas y grasas. Además es importante tener en cuenta el estado de la piel debido a los efectos de los cosméticos, del sol y de la contaminación.

Un tratamiento básico de cuidado de tu cara debe contener tres elementos:

Limpiador: Esta es la parte más fácil, busca un limpiador que se adapte a tu tipo de piel y que no te irrite. Evita el usar jabones en tu cara porque pueden dañar las capas más delicadas de la piel.

Crema Exfoliante: Busca una de buena calidad, la acción de este producto es la de remover la capa más externa de la piel de la cara, removiendo las células muertas la suciedad que se ha impregnado en los poros. Puedes combinarla con un tratamiento denominado abrasión-microdérmica, que se realiza por profesionales, pero ojo, no demasiado a menudo. Consulta con un experto de confianza sobre tu caso en particular, las recetas genéricas no valen.

Crema Hidratante: El mantener la piel adecuadamente hidratada también es muy importante, debido a la pérdida de grasas esenciales que se depositan en el exterior de tu piel. Esto es lo que explica que tu piel se reseque y no se vea bien, debido a la falta de humedad. Es recomendable aplicarla a diario después de la ducha y en pequeñas proporciones.

Demasiada crema obstruiría los poros, dejando a tu piel sin el flujo de aire necesario para su oxigenación.

Nunca olvides que el secreto para el éxito en el cuidado de la piel, no sólo de la cara sino de todo el cuerpo pasa por una correcta elección, aplicación y duración de los productos necesarios para ello y procura mantener una dieta sana y balanceada, beber mucho agua y un adecuado ejercicio físico.

Foto : FLICKR