Escrito por Tendenzias

Compradora compulsiva

¿Tienes un guardarropa en el que no cabe ni un top? ¿Remeras de todos los colores y carteras y bisutería para combinar? Pero con seguridad en cuanto pases por una vidriera y veas la nueva colección de zapatos de Jimmy Choo, así no entre en tu cómoda un solo par más y debas poner en rojo el saldo de tu tarjeta de crédito, cederás ante la tentación.

Compras compulsivasImagen: foro.univision

Existe un 4% de personas que realiza compras compulsivas y el 90% son damas. Ropa, joyas, zapatos y productos de belleza encabezan la lista de productos más consumidos por estas mujeres despilfarradoras. La mayor parte de las mujeres sacamos apresuradas la tarjeta de crédito cuando algún objeto nos deslumbra en una vidriera y lo utilizamos hasta el cansancio. En cambio hay quienes compran por el sólo hecho de comprar, sin necesidad alguna y sin encontrar en la adquisición de objetos ninguna satisfacción.

Los especialistas describen este tipo de compras como “patologías de adicción sin objeto adictivo”. Quienes sufren esta enfermedad gastan compulsivamente su dinero en objetos innecesarios, reiteran la compra de determinado producto y lo hacen sin ningún tipo de culpa, incluso cuando los montos exceden los límites de compra de la persona perturbada.

Estas personas compran elementos innecesarios con afán de sentirse bien, verse más bellas, vestir a la última moda o poseer la última tecnología. Siempre existirá un producto nuevo que adquirir, una sensación de vacío que llenar, porque la disconformidad que presenta la persona no cesa con la obtención de unos cuantos objetos. Debe seguir comprando más.

Compradora compulsiva

Imagen:cronicadeunaevolucion

Esta compulsión hacia las compras puede ser un síntoma claro de depresión y puede acarrear problemas de depresión aún más serios si no se trata y se ve sólo como un juego. Además esta suma de gastos indebidos puede generar problemas económicos.

La constante demanda al consumo que disparan los medios gráficos y televisivos, la compra telefónica y on-line y la facilidad para comprar que generan las tarjetas de crédito son algunos de los factores que agravan el consumo desmedido.

Para alejarse de la compulsión a las compras es importante ordenar una serie de conductas. Comienza por dejar la tarjeta de crédito en casa cuando vayas de compras, de esa forma sólo gastaras el efectivo que tengas encima. Plantéate si realmente necesitas eso que estas por comprar y si no tienes necesidades más urgentes. Otra buena medida es pensar cuantas cosas podrías hacer o en que podrías invertir el dinero destinado en esas carteras que cuelgan hace tiempo en tus percheros y nunca utilizas.

Todas estas medidas pueden ser de ayuda, pero si el problema aun persiste deberías consultar a un especialista o recurrir a algún grupo de terapia.

Blogmujeres.com

Newsletter