-    Escrito por venus

Cirugía: el frenillo de la lengua

El frenillo es una membrana situada debajo de la lengua que la una a la base de la mandíbula y, que condiciona los movimientos normales de la misma. En ocasiones nos encontramos con que un bebé nace con esta membrana corta, y por tanto no puede moverla correctamente lo que conlleva problemas tanto en la lactancia como en el posterior desarrollo de su habla. Este defecto recibe el nombre anquiloglosia o frenillo sublingual corto, la solución más frecuente es realizar un pequeño corte quirúrgico, pero al ser esta membrana poco vascularizada e inervada, ofrece poca resistencia, apenas sangra y no es doloroso.

Problemática del frenillo sublingual

Es muy importante detectar esta pequeña malformación ya que los bebes nacen con el paladar aún sin formar del todo, y los movimientos correctos de la lengua son los que hacen que el paladar adquiera su forma correcta y si esto no se produce puede afectar a toda la estructura ósea de la cara.

Además, si las cavidad palatina queda demasiado abierta las fosas nasales quedan más cerradas impidiendo una correcta respiración, ya que el bebe tenderá a respirar por la boca, con los efectos que esto puede tener como por ejemplo que el aire que entra en los pulmones sea más frío dando pié a mayores casos de enfermedades pulmonares, apneas del sueño, y al no ser correctamente filtrado afectar incluso a el sistema auditivo. En cuento a la dentadura pude verse también afectada ya que al comenzar a crecer los dientes estos pueden salir descolocados y necesitar de tratamientos odontológicos o maxilofaciales. También pueden aparecer problemas con el habla, ya que en muchas ocasiones y por la cortedad del frenillo las personas que lo padecen no son capaces de pronunciar determinadas consonantes.

También nos encontramos con problemas para la madre durante el período de la lactancia. Estos pueden ser de diversos tipos, como por ejemplo un dolor intenso al dar de mamar al bebe, ya que este al no poder succionar correctamente aprieta demasiado produciendo en el seno de la mujer grietas e irritaciones muy molestas. Unido a esto nos encontramos ante una situación muy estresante para la madre, ya que como el bebe no se alimenta correctamente, se torna irascible y puede no ganar peso correctamente, con lo cual aparece un importante sentimiento de culpa en la madre que puede originar una menor producción de leche, y aumentar el problema considerablemente. En estas situaciones muchas madres tienden a abandonar la lactancia natural, sin consultar antes al médico, que por todos es sabido, es lo mejor para ambos.

Otro trastorno que puede llegar a ser importante es la aparición de problemas digestivos, ya que, por una parte las grietas que se producen en las mamas de la madre unido a que el bebe tarda en deglutir el alimento puede ser una perfecta vía de entrada de bacterias que afecten a ambos, y sobre todo al bebe ya que le acarreará digestiones muy pesadas, cólicos o diarreas.

Posibles soluciones

Lo más importante antes de tomar decisiones es consultar a un buen especialista que, generalmente nos dará indicaciones para como poder amamantar al bebe antes de utilizar técnicas más agresivas, como por ejemplo probar con diferentes posturas hasta encontrar una cómoda para ambos, que ayude en la alimentación del bebe, probar a acomodarle durante el sueño para que pueda respirar mejor, o alternar la lactancia materna con las leches de continuación, ya que con el paso del tiempo es posible que se alcance una relativa normalidad. Actualmente únicamente se decantan por el uso de técnicas quirúrgicas en el caso de que haya problemas muy serios en la alimentación que impidan el correcto desarrollo del bebe.

Os dejamos con un vídeo.

Imágenes |VidaBebe PequeRecetas MatronaMadrid