Escrito por

Alisado keratina

Alisado permanente de keratina

Como muchas de vosotras ya sabéis, se está implantando en España el tratamiento de la keratina. Su uso ha sido descubierto en Brasil, como fórmula eficaz para alisar el pelo de manera permanente. En Blogmujeres os contamos qué es la keratina y cómo puede utilizarse.

¿Qué es la keratina?

Para las desconozcáis de qué hablamos, la keratina es una proteína que se encuentra en las uñas, la piel y el cabello. A medida que las células crecen, esta proteína las va envolviendo, de forma que cuando mueren están rodeadas por una especie de cápsula cuya función es proteger las células y tejidos que quedan debajo. Esta capa externa, compuesta básicamente por keratina, es la que le da su aspecto a nuestra piel, nuestro pelo y nuestras uñas. Si los sometemos a tratamientos agresivos, como el secador y la plancha en el caso del pelo, pintauñas y quitaesmaltes en el caso de las uñas, y cloro, jabones fuertes u otras sustancias químicas en el caso de nuestra piel, la keratina pierde su brillo y se debilita. De ahí, que hayan surgido numerosos productos de cuidado corporal que en su composición contienen keratina. En las imágenes puedes observar la capa externa del cabello y de la piel, recubiertos de keratina. Actualmente, la keratina se utiliza en una fórmula capilar para conseguir un alisado profesional en aquellos cabellos muy rizados, sin necesidad de usar un tratamiento tan agresivo como los que estamos acostumbradas a ver. Este tratamiento no es solo aplicable a las personas con el pelo rizado, también permite a aquellas personas que tengan el pelo lacio o reseco que disfruten de un mayor volumen y brillo. Asimismo y dadas las propiedades que posee, la keratina también se utiliza en numerosos champús y mascarillas para fortalecer el cabello y evitar su caída. Su uso permite que los rizos se relajen, reparando las cutículas capilares dañadas e hidratando el cabello, devolviéndole su brillo y su fuerza. Logra una mayor sedosidad y un armonioso movimiento. Pero lo mejor de todo, es que es un tratamiento sencillo (dura de dos a tres horas) y asequible que puedes darte tú misma en tu casa, sin necesidad de repetirlos hasta aproximadamente tres meses, intervalo que se verá ampliado o disminuido en función del tipo de pelo de cada una. Lo único que hay que hacer es aplicar el producto sobre el cabello, por mechones finos de pelo y dejar que éste haga su trabajo durante dos o tres días, dependiendo de la cantidad de pelo de cada una y de su textura. Una vez haya pasado ese tiempo, simplemente tendrán que lavárselo y olvidarse del uso de planchas que queman el pelo y acaban con el brillo del mismo. Así podrás hacerte cualquier peinado que desees de manera más fácil y cómoda. Os adjunto un vídeo en el que explican muy bien en qué consiste el tratamiento: