-    Escrito por elena-b

Alimentación para embarazadas

Cuando una mujer va a ser mamá todo su cuerpo se modifica para dar lo mejor a la nueva vida que se está gestando. El que la embarazada tenga una alimentación equilibrada es fundamental para el desarrollo de su bebé.

El metabolismo basal de la mamá se desacelera y la cantidad de sangre aumenta un 50% por lo que los niveles de de hemoglobina y de albúmina disminuyen, por otro lado en general la tensión arterial baja por la vasodilatación.

La dieta de la futura mamá debe contar con una correcta distribución de carbohidratos a lo largo del día para evitar las hipoglucemias, ya que la glucosa atraviesa con facilidad la placenta.

Durante la primera mitad del embarazo aumenta la demanda de lípidos ya que estas sustancias son imprescindibles para la formación de las membranas celulares del bebé. Si bien la propia mujer se sentirá tentada por las comidas con mayor contenido de grasas hay que procurar que la ingesta sea equilibrada, ni mucho ni poco.

Las proteínas son indispensables para que el feto se desarrolle como es debido, para  la placenta y el aumento del volumen sanguíneo. Por lo cual hay que añadir una porción más de carne al día, osea comerla en el almuerzo y en la cena.

Las necesidades de hierro, calcio y zinc aumentan, así como la demanda de vitaminas A, D, B1, K, B2, B6 y ácido fólico. En general, los médicos además de recomendar la ingesta de alimentos ricos en estos nutrientes indican la toma de suplementos dietarios ya que la demanda del cuerpo suele ser mayor de lo pueden cubrir las comidas.

Puntos importantes a tener en cuenta:

  • No se deben saltear las comidas, cada ingesta es esencial para el desarrollo y crecimiento de feto.
  • Hay que elaborar las comidas con ingredientes que alimenten, lo más naturales posibles y sin agregados químicos.
  • Erradicar la comida chatarra.
  • Cocinar de forma sana, al horno, a la plancha, al vapor, etc.
  • Siempre hay que optar por las comidas ricas en proteínas y bajas en grasas.
  • Hay que comer frutas y vegetales frescos o cocidos al vapor para conservar sus nutrientes.
  • Los dulces son toda una tentación, por ello hay que optar por los que no contengan azúcares refinados.
  • Se debe procurar una correcta ingesta de carbohidratos como alimentos ricos en ácido fólico.

Fuente: Solodietas